Caballos, viejos amigos

Pasó del plato a ayudarnos

Seguramente fue una yegua joven. Destacaba entre los demás miembros de la manada porque era un poco torpe. Un hombre prehistórico llevaba unos días fijándose en ella. Admiraba la capacidad de estos animales de correr como el viento, y vio en ese caballo al ejemplar perfecto para hacerlo suyo. Lo sorprendería, le agarraría de las crines, lo montaría y viajaría sobre su espalda. Así pudo nacer el primer jinete hace miles de años. “Todo lo que podemos hacer, por el momento, es imaginar”, asegura a Quo Sandra Olsen, conservadora del área de Antropología del Museo Carnegie de Historia Natural, en EEUU.

Un animal superproductivo
La investigadora lleva casi 20 años estudiando la domesticación de los caballos. Cree que la doma sucedió hace 6.000 años. “Los caballos en aquel entonces debieron ser mucho más difíciles de domesticar que los que viven hoy en día”, asegura. Porque los caballos salvajes actuales son en realidad ejemplares domésticos que han vuelto a la naturaleza. Los equinos salvajes de entonces probablemente tenían un aspecto similar al actual caballo de Przewalski. Hoy viven muy pocos ejemplares, unos 50, en Mongolia.

Estos animales son fósiles vivientes. Aparecieron en el Pleistoceno. Son bajitos: miden 1,40 metros a la cruz. Son fuertes y robustos, con las patas cortas y la cabeza grande. El pelo es castaño amarillento; las crines están siempre de punta, como una cresta, y una línea negra recorre la columna vertebral hasta la cola.
 “La domesticación de los caballos ha tenido un impacto en la expansión de la cultura mucho mayor que la de cualquier otro animal”, explica Olsen. Coincide con ella Jaime Lira, paleontólogo especializado en el estudio de caballos: “De los seis animales principales que ha domesticado el hombre: perro, cabra, oveja, vaca, cerdo y caballo, este ha sido el que más ha influido en el desarrollo de las sociedades humanas”.

Al principio se usaban como animales de carga y alimento, hasta el momento en que aprendieron a montarlos. Entonces, el hombre comenzó a recorrer sus territorios más deprisa de lo que jamás pudo imaginar. Gracias a eso, el contacto con los otros grupos se agilizó, y así se inició la expansión de la tecnología, los idiomas y el comercio. También desempeñaron un papel clave en la guerra.

Los expertos creen que la doma de los caballos debió surgir en varios puntos de Eurasia a la vez. La Península Ibérica fue uno de esos lugares. Pero las evidencias fósiles más antiguas de su domesticación datan de unos quince siglos antes: son del año 3500 a. C., y se han localizado en territorios de la actual Kazajistán.

Anteriormente a esa época, los habitantes de estas frías tierras eran cazadores, y el caballo no era otra cosa que una presa más, un animal que proporcionaba carne, piel, pelo y huesos. Estos nómadas acampaban y hacían rudimentarias construcciones para pasar unas semanas. Con la domesticación de esta especie todo cambió:  comenzaron a establecerse durante largo tiempo en un mismo lugar.

Así nació la cultura botai: desarrollaron su economía basándose en el caballo. Esos animales estaban muy bien adaptados al frío, habían sobrevivido a la Edad de Hielo, podían soportar tormentas heladas y no necesitaban resguardarse en un sitio cubierto, ni una alimentación especial en invierno. En los campamentos botai se han desenterrado esqueletos completos de algunos ejemplares. Según los razonamientos de Olsen, esto solo es posible si el animal era doméstico; de no ser así –es decir, si los restos pertenecieran a uno que fue cazado–, no se encontrarían todos los huesos. Los caballos son muy pesados, y cuando los cazaban, cortaban los trozos útiles y abandonaban el resto del cadáver.

Los botai tenían postes de madera clavados cerca de las chozas. A su alrededor, los niveles de nitrógeno, fósforo y potasio son 10 veces más altos que en el interior. Estos elementos químicos son muy abundantes en el estiércol; por eso, los científicos creen que los botai amarraban en ellos a sus monturas.

Una fecha controvertida
Los robustos caballos prehistóricos, además de con su carne, nutrieron a los botai con su leche. El año pasado, científicos británicos descubrieron en el mismo yacimiento donde excava Sandra Olsen restos de grasa de leche de yegua en vasijas de hace 5.000 años.

Es complicado determinar la fecha exacta en que los hombres comenzaron a montar caballos. Hay una marca en los huesos que es definitiva para concluir que un caballo ha sido cabalgado: es la que dejan las bridas de metal en los dientes del animal. Pero hay un problema: los humanos empezaron a usar el metal mucho después de la domesticación de esta especie.

“Yo creo que los botai montaban con bridas de cuero”, comenta Olsen. Ella ha analizado los dientes de caballos de aquella época y ha detectado daños en el esmalte de los segundos premolares, las piezas que muerden las bridas. Y también hay un depósito óseo que aparece cuando la carne que rodea el hueso está irritada. Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo, y creen que esas bridas podrían haber servido para tirar del animal, y no para montarlo. El misterio sigue abierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Sentidos equinos

Todas las fotos de este reportaje son de Tim Flach. Su cámara nos muestra detalles de su anatomía , como el ojo y la lengua, con una cercanía insólita. Estos animales tienen ojos laterales, por lo que carecen de visión binocular frontal; y usan su lengua como instrumento de socialización, para lamerse entre ellos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Cabalgando al límite

Lo que hace única esta imagen es que captura al animal en pleno esfuerzo durante una carrera. Un instante que no se podría observar a simple vista. Para realizarla, Flach necesitó dos coches: uno desde el que tomó la foto, y otro en el que iba el equipo de iluminación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nace un pura sangre

Flach realizó en un laboratorio de la Universidad de Cambridge esta serie de fotos que muestran el desarrollo embrionario de un caballo. Tras diez días de gestación, se encuentra en período de huevo, o cigoto. A partir del día treinta, pasa a la estructura embrionaria llamada blastocito. El feto se forma después de 65 días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Nace un pura sangre

A partir del día treinta, pasa a la estructura embrionaria llamada blastocito. El feto se forma después de 65 días.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Relaciones materno filiales

Entre las manadas salvajes, las yeguas dan de mamar a sus crías durante casi un año. En caso de volver a quedar preñada, la madre deja de alimentar al potro dos meses antes de parir de nuevo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
A pleno pulmón

A la izquierda, un ejemplar enmascarado que parece engalanado para un torneo medieval. Pero en realidad porta una máscara para medir su capacidad respiratoria.

Junto a él, un colega con un inhalador medicinal, porque los caballos también sufren enfermedades pulmonares.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza