¡Cuidado! Los perros entienden lo que dices

Un nuevo estudio descubre que los canes procesan el lenguaje de una forma muy parecida a la de los seres humanos

Antes de que la ciencia se adentrase a investigar el cerebro del perro, un estudio todavía en tinieblas, cualquier dueño de un can sabía lo que reza este titular: que cuando les hablamos parece que nos entienden.

Para despejar dudas al respecto, un equipo de investigadores de la Eötvös Loránd University capitaneados por Attila Andics, han realizado una pionera investigación sobre la capacidad de nuestras queridas mascotas para entender no solo nuestras palabras, sino la entonación con la que las decimos. El trabajo, publicado en la revista Science, ha concluido que el aprendizaje del vocabulario "no parece que sea una capacidad exclusivamente de los humanos que sigue a la aparición del lenguaje, sino que se trata de una función anterior que puede ser explotada para poder vincular secuencias de sonidos completamente arbitrarios a significados".

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores húngaros valoraron la actividad cerebral de un grupo de perros voluntarios gracias al uso de la resonancia magnética funcional. Una vez en el interior de la máquina, los científicos activaron una grabación con la voz de sus dueños, en las que estos grababan la misma palabra con distintos tonos de voz.

Fue así cómo los científicos se percataron de que los canes relacionan las palabras con la entonación y de que su cerebro funciona de una forma muy similar al nuestro: usan el hemisferio izquierdo para procesar las palabras que les decimos y el derecho para la entonación. Si ambas coinciden, para el perro habrá un feliz bingo en su sistema de recompensas. Para los investigadores esto es una prueba de que sus mecanismos neuronales para estos menesteres evolucionaron mucho antes de lo que creíamos. Y que no tienen por qué ser los únicos.

El estudio teoriza con que esto se ha podido producir a consecuencia de la domesticación, que habría provocado el desarrollo de esta capacidad para adaptarse a su imprescindible convivencia con el ser humano.

Fuente: eurekalert.org

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Naturaleza