¿Por qué la arena de las Maldivas es tan blanca?

Está formada por caca de pez loro

image
Foto: Creative Commons (Flickr | Ana Paula)

Las Maldivas son conocidas por sus playas paradisíacas, su naturaleza idílica y sus preciosos arrecifes de coral. Lo que ninguno imaginábamos es que una característica principal de sus paisajes, su arena blanca, estaba formada por caca de pez, en concreto excrementos de Scaridae, popularmente conocido como pez loro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Según una investigación realizada por científicos de la Universidad de Éxeter (Reino Unido), los Scaridae son responsables de la belleza de la isla Vakkaru en Maldivas. Según explican, este pez se alimenta de coral y ha producido el 85% del sedimento que ha formado la isla. Otro 10% de arena proviene de un alga del género Halimeda.

Las islas coralinas o atolonesse forman gracias a los sedimentos biogénicos que provienen de los arrecifes de coral que tienen cerca, aunque hasta ahora no se había estudiado con tanta profundidad. También se sabía de las maravillas del pez loro pero hasta la fecha se desconocía su gran importancia para mantener las islas con sus heces. Según han calculado, el pez loro produce unas 531 toneladas de arena cada año. Según explica Chris Perry, autor principal del estudio, “esta investigación cuantifica otro aspecto fascinante de las especies, como el papel que juegan para producir el sedimento necesario que ayuda a mantener islas de arrecife”.

Se sabía que el pez loro ayudaba a mantener las algas y que colaboraba en el crecimiento de los corales. Su nombre viene de su poco común dentición, que está preparada para romper los corales, los cuales tritura con sus dientes con el fin de extraer los pólipos blandos que habitan en la roca. Una vez se han alimentado, excretan los sobrantes, que pasan a añadirse a la arena de las playas de arrecife como sedimento. "Este estudio alerta de la gran importancia de proteger las poblaciones de pez loro, ya que juegan un papel vital para el mantenimiento de las Maldivas".

Fuente:

exeter.ac.uk

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias