Una mangosta aterroriza a cuatro fieros leones de la sabana

Los herpéstidos, pequeñitos pero matones

image
Foto: Jérôme Guillaumot

Ya lo decía Mark Twain, "no es el tamaño de la mangosta en la lucha, es el tamaño de la lucha en la mangosta." Y esta Herpestidae está dispuesta a todo por salvar su vida y salir de la difícil situación en la que se encuentra.

El vídeo que veréis a continuación muestra una escena habitual en la sabana, pero con un final completamente insólito. La grabación, capturada en 2011 por el fotógrafo Jérôme Guillaumot en la Reserva Natural de Masái Mara (Kenia), fue publicada en YouTube la semana pasada y ya lleva casi cuatro millones de visitas.

Podríais pensar que acabamos de descubrir a qué le teme un león. Pero no es así. Muchas mangostas se enfrentan al 'rey de la selva' diariamente y casi ninguna de ellas consigue escapar con vida. Entonces... ¿qué acaba de pasar aquí? Puro instinto de supervivencia. "Estaba convencido de que la mangosta no sobreviviría a este enfrentamiento", afirma Guillaumot. "Fue realmente extraordinario contemplar la feroz defensa de la mangosta y cómo su determinación y valentía le ayudó a hacer frente a sus enemigos y, finalmente, escapar."

También ayudó a la suerte de la mangosta que se encontró con cuatro leones bastante jóvenes. "como podemos ver en el vídeo, los jóvenes leones sólo estaban jugando con él, no tratando de comérselo. Me imagino que si los leones hubieran querido hincarle el diente a la mangosta, lo podrían haber hecho con bastante facilidad."

Las mangostas suelen ir de duras por la fauna enfrentándose a pitones, babuinos o lagartos. Máxime si su vida está en juego. Son muy agresivas, y no se acobardan a la hora de vérselas cara a cara con un león o una pitón. Veamos ahora la reacción de una mangosta cuando se cruza con una cobra:

Su reacción es exactamente la misma que la de su 'prima' al enfrentarse sola al nutrido grupo de leones: luchar por su vida hasta el final. El mismo comportamiento se puede observar en la lucha contra una mamba negra, con otros leones más veteranos o con un grupo de cigüeñas que aparece con no buenas intenciones:

Pequeñitas pero matonas. Cuidadito con ellas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades