Físicos de Harvard creen haber dado con misteriosas señales que propulsan naves extraterrestres

Se refieren a fenómenos cósmicos conocidos como estallidos rápidos de radio 

De todas las cosas inexplicables que hay en nuestro Universo, sin duda una de las más llamativas son los estallidos rápidos de radio (FRB, por sus siglas en inglés). Son increíblemente complicadas de detectar, ya que duran milésimas de segundo. Eso sí, generan una cantidad de energía equivalente a 500 millones de soles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Los investigadores especulan con que estas ráfagas podrían estar relacionadas con fugas de transmisores de tamaños planetarios que alimentan sondas interestelares en galaxias lejanas. Según afirma Avi Loeb, del Centro Harvard - Smithsonian de Astrofísica, "los estallidos rápidos de radio son muy brillantes debido a su corta duración y origen a grandes distancias, y no hemos identificado una fuente natural posible con ninguna confianza. Valdría la pena contemplar y comprobar si tiene un origen artificial".

Los autores del estudio han examinado las posibilidades de crear un gran transmisor de radio que pudiese ser detectado a grandes distancias. Según su teoría, si el transmisor se alimentase de energía solar, esto sería suficiente para que generase la energía necesaria. Aunque fabricar un transmisor de estas características no está a nuestro alcance, no rebasa las posibilidades dentro de las leyes de la física. Examinando detenidamente la energía que generarían, se quedaron asombrados. Podría llegar a empujar una carga de un millón de toneladas o 20 veces el tamaño de un buque de crucero terrestre.

Por tanto, ellos consideran que la energía resultante es "lo suficientemente grande como para llevar pasajeros a través de distancias interestelares e incluso galácticas". Aunque admiten que este trabajo es meramente especulativo, recalcan que "la ciencia no es una cuestión de creencia, es una cuestión de evidencia. Decidir lo que es probable antes de tiempo limita las posibilidades. Hay que dejar que los datos sean el juez."

Fuente: sciencealert.com

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ciencia