Una T. rex embarazada aporta nuevos conocimientos sobre evolución

Es un trabajo de la Universidad de Carolina del Norte

El estudio de los huesos de una Tyrannosaurus rex embarazada podrían ser la clave para discernir las diferencias de género entre las especies de dinosaurios terópodos, es decir los carnívoros. Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte y del Museo de Carolina del Norte de Ciencias Naturales han confirmado la presencia de un tejido óseo solo presente en las hembras y exclusivamente durante el período previo o durante la puesta de huevos. Este tejido es químicamente distinto al resto de los huesos eproductivo en función del género - en un fémur fosilizado T. rex. Más allá de dar un fósil paleontólogos definitivamente femenina estudiar, sus hallazgos podrían arrojar luz sobre la evolución de la puesta de huevos en las aves modernas.
El hueso medular se encuentra solamente en las hembras, y sólo durante el periodo antes o durante la puesta de huevos. Es químicamente distinto de otros tipos de hueso ya que contiene sulfato de queratano, una sustancia que se desconocía podía sobrevivir millones de años. Sin embargo, Mary Schweitzer y sus colegas realizaron una serie de pruebas en el fémur de un T. rex, y compararon sus resultados con los mismos ensayos realizados sobre tejido medular de avestruces y gallinas. Sus resultados confirmaron que el tejido del T. rex era el llamado hueso medular. Esta comparativa es la primera vez que se realiza, según los responsables del estudio.
"Este análisis nos permite determinar el sexo de este fósil – explica Mary Schweitzer, responsable del estudio publicado enScientific Reports –, y nos abre una ventana a la evolución de la puesta de huevos en las aves modernas. No sabemos casi nada acerca de los rasgos relacionados al sexo en dinosaurios extintos. Y eso que no eran tímidos a la hora de la señalización sexual: crestas, cuernos, sonidos… El solo hecho de identificar una hembra de modo concluyente abre un nuevo mundo de posibilidades. Ahora que podemos identificar dinosaurios embarazadas tienen una huella química, necesitamos un esfuerzo concertado para encontrar más."

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias