Los guardianes del espacio

¿Cómo se vigila la posibilidad del choque con un asteroide?

Hasta hace unas décadas, ni la ciencia ni los gobiernos, no tomaban muy en serio la amenaza de los asteroides. Esto cambió el 23 de marzo de 1989, cuando un asteroide de 300 metros de diámetro llamados 1989FC pasó a poco más de 450.000 kilómetros lo que en términos cósmicos resulta bastante cerca.
Si el 1989FC hubiera chocado contra nuestro planeta, es poco probable que muchos seres humanos hubieran sobrevivido a las secuelas del impacto. El hecho es que, más que la cercanía, lo que disparó las alertas fue que no teníamos ni idea de que estaba por llegar. Más aún, su existencia no fue descubierta hasta ocho días después del punto más cercano a nuestra órbita.
Después de esto, el Congreso de Estados Unidos pidió a la NASA un informe sobre la amenaza que representan los asteroides. El documento de 1992 resultante era bastante sombrío. Si un asteroide llegara a chocar con la Tierra, según el informe, sus habitantes sufrirían lluvias ácidas, tormentas de fuego, y un invierno “nuclear” inducido por el polvo lanzado a kilómetros de altura.
En los momentos siguientes al impacto,se crearía un cráter entre 10 y 15 veces mayor que el asteroide. Las plantas y los animales quedarían sometidos a temperaturas extremadamente altas durante al menos media hora. Y, dependiendo del tamaño, toda la Tierra podría quedar sumergida en la oscuridad perpetua, espesas nubes de polvo tapando el sol durante meses. Más tarde las temperaturas bajarían por decenas de grados centígrados. Pero no termina allí. Cuando esta nube se dispersara, llegaría un efecto invernadero por el vapor de agua atrapado, que elevaría las temperaturas en la superficie hasta 10ºC por encima de los niveles pre-impacto.
Para este final, la NASA recomendó la formación de una alianza de universidades y observatorios que informalmente bautizó como Spaceguard, en un guiño a la serie Star Trek. Nacen los guardianes del espacio. Esta alianza se encarga de la identificación de los asteroides que podrían cruzarse con la órbita de la Tierra.
A pesar de las perspectivas aterradoras de una colisión, la NASA no adoptó formalmente las recomendaciones de la encuesta 1992 hasta 1998. Entonces, impulsado por la (errónea) predicción de un astrónomo de Harvard que aseguraba que un asteroide pasaría a unos 45.000 kilómetros de la Tierra en 2028, se anunció la formación de el programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOO), encargado de encontrar al menos el 90% de aquellos que tuvieran un diámetro de 1 kilometro o mayor.
En 2005, el Congreso amplió el mandato de Spaceguard para incluir el descubrimiento de 90 por ciento de todos los NEOs (objetos cercanos a la Tierra en inglés) con diámetros mayores de 140 metros en 2020, una tarea titánica teniendo en cuenta que se estima que existen medio millón de tales objetos en nuestro sistema solar.
Y es que en este sentido el tamaño importa. Y afecta. El 13 de febrero de 2013, los residentes de Cheliábinsk, una ciudad rusa de 1 millón de habitantes, cerca de la frontera con Kazajstán, recibió una visita inesperada desde el espacio. Viajando a aproximadamente 60.000 kilómetros por hora, un meteorito explotó a una altitud 29.000 metros de altura liberando unos 500 kilotones de energía, unas 25 veces más energía que la de la bomba atómica lanzada sobre Hiroshima. Y ese efecto lo provocó una “roca” que medía apenas 20 metros.
El proceso de descubrir NEOs es muy lento, debido al tamaño del campo de observación (todo el cielo) en comparación con el tamaño de los objetos que están siendo buscados (asteroides entre 140 y 1.000 metros de diámetro).
A esto se une nuestra tecnología: uno de los telescopios más importantes a la caza y captura de estos objetos, de la la Catalina Sky Survey, tiene un campo de visión que cubre aproximadamente un grado cuadrado del cielo. En perspectiva, el radio de la luna llena es aproximadamente la mitad de un grado.
"No sabemos donde están exactamente los objetos cercanos a la Tierra – asegura Eric Christensen, de la Universidad de Arizona e investigador principal de la Catalina Sky Survey –. "Algunas personas comparan esto a la búsqueda de unas llaves bajo una farola, pero nosotros estamos buscando una llave entre mil."
A pesar de los desafíos, la Catalina Sky Survey ha logrado descubrir cerca de 600 nuevos NEOs en un año, lo que hizo la encuesta operativa más eficiente, hasta que fue superada por el telescopio de observación panorámica y sistema de respuesta rápida (Pan-Starrs) en Hawai.
Sin embargo, estos éxitos son apenas un porcentaje pequeño de los cientos de miles de objetos que se planea encontrar. Por eso hay quienes comienzan a apostar porque la búsqueda se haga directamente en el espacio. Estos sistemas de detección, no se ven afectados por el clima terrestre ni por la luz y pueden escanear los cielos constantemente. También pueden utilizar técnicas como la digitalización infrarroja, que es muy limitada en la Tierra debido a la atmósfera.
La Fundación B612, una ONG estadounidense dedicada a la protección de nuestro planeta de asteroides, se encuentra en el proceso de construcción del telescopio espacial Sentinel que planea poner en órbita para acelerar el proceso de descubrimiento de NEOs. Según la Fundación, Sentinel el lanzamiento está programado en uno de los cohetes Falcon 9 de SpaceX en 2016.
Pero, ¿qué ocurre si no podemos detectarlo y su visita es inevitable? En este caso hay varias estrategias en estudio.
En mayo en 1995, científicos nucleares e ingenieros espaciales de Estados Unidos y la ex Unión Soviética se reunieron en el Laboratorio Nacional Lawrence Livermore en las afueras de San Francisco para una conferencia llamada Defensa Planetaria, dedicada a la discusión de las mayores amenazas extraterrestres a la Tierra y la forma de evitarlas. Entre los asistentes se encontraba Edward Teller, padre de la bomba de hidrógeno. En una de las sesiones, Teller abordó la posibilidad de colocar un artefacto nuclear capaz de destruir NEOs de hasta 1 km de diámetro o desviar aquellos de 10 km o más. Según un estudio de la NASA, esta solución mostró ser entre 10 y 100 veces más eficaz para desviar asteroides que las alternativas no nucleares.
Sin embargo, a pesar de su eficacia, la solución nuclear sigue siendo muy controvertida. Las Naciones Unidas han prohibido las armas nucleares en el espacio. Aunque sea con fines pacíficos.
De acuerdo con expertos el uso de un explosivo nuclear podría destruir el objeto y, al mismo tiempo, producir una lluvia de perdigones cósmicos y radiactivos que cayeran sobre la Tierra.
En 2010, el Consejo de Investigación Nacional de Estados Unidos (NRC) encargó un informe que examina el número de NEOs actuales y las posibles estrategias para evitar los impactos en el futuro. Las estrategias descritas en el estudio y las propuestas de forma independiente por otros científicos van desde lo sorprendentemente mundano a lo rabiosamente futurista: nubes de vapor colocadas en la trayectoria del NEO al uso de solenoides que conviertan los cuerpos ricos en hierro en una bobina electromagnética gigante para detener su progreso.
En un informe de 2007, la NASA denominó la estrategia de impacto no nuclear como el “enfoque más maduro”. La misión Deep Impact, lanzada en 2005, fue un buen ejemplo de estrategia cinética. NASA lanzó "una mesa de café a un cometa del tamaño de la ciudad” para ver si un golpe puede variar, y cómo y cuánto, la trayectoria de un NEO.
Otra técnica es la ablación de la superficie, que esencialmente hace uso de energía concentrada para producir un haz que calienta la superficie del NEO, convirtiendo un sólido en gas.
Esto se puede lograr de dos maneras, una de las cuales hace uso de láseres y el otro que utiliza la energía solar concentrada, similar a usar una lupa para iniciar un incendio.
Otra herramienta potencial en la caja de sastre que explora la NASA, es el conductor de masas, un sistema de propulsión futurista que se describe más sucintamente como una "catapulta electromagnética.” Básicamente, los conductores de masas fueron concebidos como un método de lanzamiento de una nave espacial que en lugar de utilizar cohetes, recurre a un motor lineal para acelerar a altas velocidades. Los conductores de masas podrían ser colocados en los asteroides para dirigir su trayectoria lejos del planeta. El problema es que un asteroide gira realizando movimientos casi caprichosos y hasta que no se llega allí, no se sabe la dirección que deberían llevar estos impulsores.
La Agencia Espacial Europea, ESA, está actualmente trabajando con la NASA en una evaluación de impacto y deflexión de Asteroides (AIDA) que se pondrá en marcha en 2020 para ver si una nave espacial es capaz de desviar un asteroide. El objetivo de AIDA es 65803 Didymos, un sistema binario en el que un asteroide pequeño orbita uno de mayor tamaño. más grande es orbitado por una contraparte más pequeña.
La misión consistirá en dos vehículos, uno que está destinado a controlar simplemente el asteroide y evaluar los resultados de la misión y otro llamado DART (dardo en inglés, siglas de Double Asteroid Redirect Test, Prueba de Redirección de Asteroide Doble).
El éxito de AIDA marcaría la primera misión de desviación de asteroides intencional. Por desgracia, todavía está en fase de planificación desde 2012 y la misión aún carece de un programa de desarrollo y puesta en marcha.
Los asteroides y meteoritos golpean a diario nuestro planeta y podrían ser responsables de la evolución de la vida en la Tierra. Y el próximo de ellos, que según las estadísticas puede tardar cientos de miles de años en llegar, podría no contemplar a los humanos como especie superviviente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias