¿Qué sabor tendría una estrella?

Rayos de luna y unicornios

No merece la pena comerse una estrella. Las enanas blancas se componen básicamente de helio o carbono, así que la cucharada tendría un olorcillo a insípido helio, o sería como lamer un trozo de carbón.

Pero si te apetece probar una estrella, no necesitas viajar a 8,6 años luz: tu nevera está llena, La mayoría de los elementos que componen en nuestro cuerpo y todo lo que nos rodea se formaron en el núcleo de las estrellas y fueron expulsados a la inmensidad del universo hace billones de años. Todo lo que comemos ha formado parte de una estrella en algún momento. ¿Puedo recomendarte un suculento bocado de fruta de estrella?.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas