Los coches eléctricos se han multiplicado por tres en un solo año, estas son las diferencias entre unos y otros, y los motivos por los que tu coche del futuro, propio o compartido, será eléctrico

Javier del Val es ingeniero industrial y está a cargo de los vehículos ecológicos de Hyundai en España, o como dice él, “de todo lo que tenga baterías o se enchufe”. Apasionado de los automóviles, participa en La electroescuela, un proyecto divulgativo de la marca que aclara las ventajas, y también los mitos que rodean al coche eléctrico.

En los últimos diez años los coches eléctricos han pasado de ser una rareza para convertirse en algo normal, ¿qué está pasando?

Vemos que cada año las opciones ecológicas están aumentando la cuota de mercado, y el diesel y la gasolina, que yo pienso que todavía son necesarias, obviamente están disminuyendo. Creo que hay dos motivos principales. El primero es la concienciación medioambiental de la gente y, sobre todo, porque ya se están ofreciendo también alternativas reales de movilidad eléctrica. El mercado eléctrico en España ha pasado en un año del 0,8 al 2%.

¿Ha influido la regulación del tráfico en el centro de las ciudades?

La necesidad de descarbonizar el transporte es uno de los principales objetivos en las hojas de ruta tanto de los fabricantes como de la Administración. Es cierto que las normativas para a controlar la emisión de gases contaminantes han acelerado la puesta en el mercado de una oferta sostenible y competitiva frente a la de combustión tradicional.

¿Falta quizá cooperación entre los actores implicados, los gobiernos, los fabricantes, las infraestructuras?

Yo creo que sí hay ganas, pero en materia medioambiental hay también frenos y burocracia. Los fabricantes estamos trabajando mano a mano con todos las partes, y especialmente con las compañías de energía. Tenemos acuerdos con instaladores de puntos de recarga y con energéticas para ofrecer paquetes de servicios con el coche coche. Tenemos que ser más rápidos y flexibles.

Aunque los precios bajan, los automóviles eléctricos todavía son más caros que los de combustión interna. ¿De qué depende esto y cuándo serán equiparables los precios?

La arquitectura de los coches eléctricos es más simple que la de un vehículo de combustión. Un coche eléctrico es básicamente una batería, un motor y a correr. Pero ¿qué pasa? que la batería tiene un coste muy elevado, algo que encarece el precio de producción del vehículo.

Sin embargo, aunque el desembolso inicial es aún más elevado, se ve compensado con el uso. El mantenimiento es mucho más simple y más barato. Hoy en día un vehículo diésel necesita ser como una planta de de tratamiento para adaptarse a las normativas: los turbos, el catalizador, y muchas piezas que pueden averiarse.

Pueden salir las cuentas, y las ayudas del Gobierno son un importante incentivo para la compra de los vehículos eléctricos. Pero necesitamos que esos planes se articulen de forma organizada y continuada en el tiempo.

Uno de los principales inconvenientes que encuentra la gente es la recarga: tarda mucho en recargarse, hay pocos puntos de recarga y puede complicar un viaje largo. ¿Hay soluciones a estos problemas?

Estoy contigo ,en España el 70% de la gente aparca en la calle, y lamentablemente no hay una buena infraestructura para recargar. Es cierto que la recarga es uno de los principales miedos a la hora de enfrentarnos a un viaje con un vehículo eléctrico, pero la realidad es que es cuestión de previsión y organización.

Con una carga rápida puedes recargar la batería al 80% en el los 20 minutos que paras a tomar un café. Es cierto que abusar de este tipo de cargas rápidas no es aconsejable, por eso es recomendable hacerlas solo en caso de trayectos largos.

Nuestra nueva plataforma modular E-GMP nos va a permitir producir baterías mucho más potentes, con menores tiempos de carga y autonomías de más de 500 km.

Las baterías han bajado de precio un 80% en la última década y se espera que bajen otro tanto en los próximos diez años. ¿Es esta la fecha para que desaparezcan los coches de gasolina?

Se habla de la descarbonización climática en el 2050, pero los fabricantes de automoción vamos un paso por delante y pensamos en planes de diez años. En nuestro caso, en Hyundai, la electrificación de la gama no nace de la normativa, sino que el cuidado del medioambiente siempre ha estado en el centro de nuestra filosofía. Somos la única marca que ofrece las cinco tecnologías: 48V, coches 100% eléctricos, híbridos, híbridos enchufables y de pila de hidrógeno.

Los coches eléctricos con pila de hidrógeno prometen mucho, pero son más caros y hay muy pocos puntos de recarga. ¿Es una solución viable para el futuro o solo se aplicará a ciertos vehículos, como el transporte de mercancías?  

Estoy de acuerdo en que nos queda por trabajar en los puntos de recarga, pero en Hyundai llevamos años trabajando en el desarrollo de la pila de hidrógeno como tecnología sostenible. Actualmente contamos con el Hyundai NEXO que se lanzó en 2019 en España y es el primer vehículo matriculado con pila de hidrógeno. Trabajamos todos los días con la Asociación Nacional del Hidrógeno, si hay colaboración del mundo eléctrico, en el mundo hidrógeno ni te lo imaginas.

Es cierto que de momento se están usando sobre todo en vehículos de gran tonelaje, porque para mí tener un camión a pilas es una aberración. Necesitas unas baterías gigantescas y el coste es muy, muy alto. Ahí es verdad que la solución de la pila de hidrógeno cae por propio peso, nunca mejor dicho. Pero también creo que el día de mañana también se extenderá a los turismos.

Además, España se podría destacar como productor de hidrógeno verde, generado con energía solar o eólica, porque si al final quemamos carbón para producir hidrógeno, estamos haciendo un pan como unas tortas.

El desarrollo del hidrógeno tiene hoy una hoja de ruta con el Gobierno, y uno de los compromisos es proporcionar una red de carga capaz de abastecer a estos vehículos.

Hay algunas dudas sobre los coches eléctricos e híbridos, y el impacto que tiene su fabricación en las emisiones. ¿Son realmente más limpios?

Un parque propulsado con motores eléctricos siempre va a estar más libre de emisiones que uno de combustión y envejecido como el actual en España. En el caso de los híbridos también siguen siendo menos contaminantes y eficientes, ya que poder cambiar de fuente de energía supone menos emisiones y menos consumo de combustible.

En cuanto a la fabricación, por ejemplo los vehículos de Gama ECO incorporan en el proceso de fabricación elementos BIO y más ecológicos, como el revestimiento de interiores, que es más fácil de reciclar.

Las baterías de litio actuales necesitan también cobalto, un elemento escaso y conflictivo. ¿Cuándo se espera que estén disponibles las nuevas baterías de litio sin cobalto?

Los procesos de extracción de los materiales para las baterías cada tienen protocolos medioambientales más exigentes y controles que supervisan la cadena de producción para que sea sostenible desde el comienzo. Nosotros, por ejemplo, utilizamos la de polímeros de litio, sobre todo porque al final es la batería que menos efecto memoria tiene, y más ciclos de carga y descarga admite.

Los fabricantes tenemos nuestra parte en la reducción del impacto medioambiental, desde la extracción de los metales de las baterías hasta el reciclaje de las baterías obsoletas. La batería del futuro no solo debe tener más capacidad, sino que también es necesario buscar alternativas más económicas y sostenibles a los materiales que la componen.

¿Cómo será el coche eléctrico dentro de cinco años? ¿Autónomos, compartidos?

Compartir coche no es algo del futuro, sino del presente. La pandemia ha acelerado este proceso en cinco años, ya que muchos hemos tenido los coches parados durante el confinamiento. Aunque depende de las personas, por ejemplo, para los que tenemos niños resulta más complicado.

Yo creo que los coches cien por cien autónomos todavía tardarán, pero el salto importante vendrá del lado de la conectividad y de las ayudas a la conducción, algo que ya tienen de una forma u otra la mayoría de los modelos.

Lo que nos gustaría que a través del móvil es hacer todo. Si puedo pedir un taxi ¿porque no puedo ver cómo está mi coche? Puedo ver el nivel de la batería, puedo recargarlo, puedo poner la calefacción antes de sentarme en él. Estas novedades van a mejorar la experiencia de conducir, el confort y la seguridad.