¿Realidad o virtual?

Dicen que va a revolucionar el ocio, la música, la ciencia y el sexo. Instituciones y universidades ya la usan, pero... ¿Qué hay detrás de la tecnología de moda?

image

Estoy de pie, en el helipuerto del edificio más alto de una ciudad desconocida. No tengo vértigo, pero los 200 metros hasta el suelo infunden respeto. Una bandada de cuervos pasa rozándome y casi puedo sentir su aleteo. Sin ningún aviso previo, un viento atómico arrasa toda la urbe y cuando los escombros se asientan me doy cuenta de que, excepto el pequeño cuadrado que me sostiene, todo el horizonte, que antes estaba lleno de cemento y cristal, ahora está completamente vacío. Y en ese momento es cuando comienzo a tener vértigo. Rápidamente me quito las gafas Samsung Gear VR y vuelvo a “posar los pies” en tierra firme.
Las palabras virtud y virtual tienen la misma raíz, y la realidad virtual tiene el poder de mostrar un mundo que hace creer a mis ojos y a mi equilibrio que lo que veo es cierto. Aunque carece de la honestidad para convertirlo en real. Por ahora, al menos. Afortunadamente.

La tecnología de realidad virtual ha mejorado mucho desde 1972, cuando General Electric la concibió para que los pilotos militares pudieran entrenarse. Ahora basta un smartphone para sumergirse en ella. Lo sorprendente no solo es la tridimensionalidad de lo que se ve, uno de los ingredientes para que parezca más realidad que virtual, sino la casi nula latencia: si nos giramos 360º, arriba o abajo, la visión es inmediata, no hay lapso alguno de traducción entre software y movimientos.  De hecho ya hay realidad virtual táctil. Y ha sido creada en España.

Coldplay y Paul McCartney generaron contenido para que se puedan ver sus conciertos desde el backstage y en 360º

Es justamente esta fidelidad la que ha permitido que escape de los videojuegos y empiece a ocupar sectores inesperados que se ven enriquecidos por esta tecnología. Al igual que las empresas. Oculus Rift fue comprada por Facebook por 2.000 millones de dólares (cuando comenzó en Kickstarter buscando recaudar 225.000). Sony, con Morpheus, HoloLens (de Microsoft) y Apple –que, muy en su línea, ya ha conseguido una patente pero que esperará (al igual que hizo con el MP3 y los smartwatch) para ver la respuesta del mercado–. Hasta Google ha lanzado una versión “de andar por casa” llamada Cardboard VR, que consta de una caja de cartón, unas lentes y poco más.
También España se ha subido al carro, de la mano del experto en videojuegos Víctor Ruiz. Junto a su abuelo, un inventor inquieto que no creía en la realidad virtual, Ruiz diseñó las gafas Lakento que volvieron creyente al abuelo y adicto al nieto. “He ido a pescar con mi hijo”, explica Ruiz, “y mientras él hacía lo suyo, yo me pasé dos horas viendo películas en 3D”.
Una alternativa es utilizar las gafas de realidad virtual solo para ver. Esto es lo que hizo James, un australiano que debía viajar a 4.500 kilómetros de distancia el día que nacía su primogénito. James se puso unas Samsung Gear VR y pudo estar allí, con una visión de 360º.

Pero esa es la opción más limitada. Lo que la realidad virtual propone no solo es la visión, sino la inmersión. El Gobierno británico anunció recientemente que utilizará las Oculus Rift para entrenar a sus médicos en situaciones de guerra. En Arizona, Estados Unidos, los policías se entrenan con ellas para simular situaciones inesperadas. Y en el reciente festival de cine Sundance, la firma de calzado Merrel proponía un paseo por las montañas... calzando su botas.

La clave para el despegue definitivo y masivo de esta tecnología la pincela Ruiz: “Nosotros tenemos la opción de que cualquier programador pueda adaptar su juego a nuestras gafas. Les proveemos de un software para ello”. Y esa es justamente la clave. La realidad virtual tiene, por ahora, muy poco contenido específico. Atraviesa el mismo momento que una década atrás vivió iTunes, cuando solo ofrecía música.
El vuelo de esta tecnología llegará cuando haya juegos, aplicaciones y películas desarrolladas específicamente. En ese momento, también sentiremos vértigo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
¿Qué convierte estas gafas en la próxima moda de los gadgets tecnológicos?

Ya tenemos el hardware
La tecnología ya está probada y demostrada. Es eficaz, cada vez más económica y aceptada. Pero los fabricantes no logran convencernos todavía de su uso. Básicamente se debe a que aún no existe un contenido específico amplio. Existen adaptaciones de juegos, aplicaciones y películas. La entrada definitiva de los grandes de la industria (Samsung, Microsoft, Sony y en breve Apple) convencerá a los desarrolladores de su viabilidad. Entonces llegará el software.

Nueva mirada
Las Samsung Gear VR  tienen un ajuste focal para miopía o hipermetropía.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hasta el infinito

La NASA utiliza sistemas de realidad virtual desde hace tiempo, sobre todo para entrenamientos. Pero el adelanto más reciente ha sido crear una Virtual Space Station, una estación espacial que reproduce ambientes extraterrestres.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
‘Jugar’ a los médicos

La empresa estadounidense Mako Surgical recurre a estas gafas y a unos guantes que transmiten el tacto, para entrenar médicos en cirugías. También se utiliza para tratar a pacientes con fobias o trastorno de ansiedad.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
La letra con gafas entra

El uso de esta tecnología puede ser el recurso más eficaz para despertar el interés de los alumnos, que comenzarán a vivir la lección en lugar de solo estudiarla
Todos los niños están en silencio y atentos. De vez en cuando se escucha un sonido de admiración o sorpresa. Se llaman entre ellos, sin verse. Hasta que se quitan las gafas de realidad virtual y, extraordinariamente, comienzan a preguntarle al profesor sobre lo que han visto. Esto ocurre a menudo en Irlanda, en el pueblo de Broughal. Allí se utiliza OpenSim para recrear las ruinas del monasterio de Clonmacnoise.  Los estudiantes del programa de Telecomunicaciones Interactivas de la Universidad de Nueva York recurren a las Oculus Rift para diseñar instalaciones multimedia y crear sus propios proyectos artísticos. Los modelos más económicos de gafas, como las españolas Lakento, cuestan unos 60 €. Menos que los libros que cada año deben comprar los estudiantes.

Visión de futuro
Un estudiante de diseño utiliza las Oculus Rift para ver el producto final.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hagan juego

Con las HoloLens, Microsoft busca el accesorio perfecto para la Xbox.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades