La ciencia de preparar la mochila

Hay dos leyes básicas: mete en último lugar lo que más necesites, para tenerlo a mano; y pega a la zona de la espalda lo más pesado, para que no se te vayan hacia atrás las correas. Lleva el menor peso posible

  • En el bolsillo exterior deben ir los útiles más cotidianos: pasta de dientes, gorra, gafas, papel higiénico…
  • El agua siempre fuera, a mano y en posición vertical.
  • El saco de dormir se coloca detrás, sobre la tienda.
  • La tienda de campaña, atada a la parte inferior, por fuera de la mochila.
  • Las prendas de lluvia, arriba del todo.
  • Pon dentro, y en una bolsa impermeable, todo lo que no debe mojarse en caso de emergencia: GPS, baterías, cerillas, medicinas...
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos