Un nuevo estudio de las bacterias recolectadas de los dientes de los neandertales muestra que aumentaron el consumo de carbohidratos en el momento en que sus cerebros empezaron a crecer

Nuestros primos cercanos comieron tantas raíces, nueces y otros alimentos con almidón que alteraron drásticamente el tipo de bacteria en sus bocas. Al analizarlas, han encontrado que hubo un momento clave en la alimentación de los neandertales, hace 600.000 años, cuando, según los autores del mismo estudio, pudieron empezar a cocinar. Eso les permitió un mayor aprovechamiento nutricional de los alimentos. El momento del cambio de dieta coincide con el aumento del volumen de sus cerebros.

Crédito de la imagen superior: MAURICIO ANTON / SCIENCE SOURCE

El hallazgo sugiere que nuestros antepasados ​​se habían adaptado a comer mucho almidón hace al menos 600.000 años, casi al mismo tiempo que necesitaban más azúcares para impulsar una gran expansión de sus cerebros.

El trabajo sugiere que ya entonces cocinaban, y que  se habían adaptado a comer más plantas con almidón mucho antes de la invención de la agricultura hace 10.000 años.

Mejoraron sus herramientas y las estrategias de caza

Los cerebros de nuestros antepasados ​​duplicaron su tamaño entre 2 millones y 700.000 años atrás. Fue entonces cuando empezaron a fabricar mejores herramientas de piedra y desarrollaron la caza cooperativa: a medida que los primeros humanos mejoraron en la caza y el procesamiento de carne, consumieron una dieta de mayor calidad, lo que les dio más energía más rápidamente para impulsar el crecimiento de sus cerebros más hambrientos. Pero la carne no es una buena fuente de glucosa, imprescindible para que el cerebro trabaje con eficacia.

Sin embargo, las plantas con almidón recolectadas por muchos cazadores-recolectores vivos son una excelente fuente de glucosa.

Warinner , de Max Planck , y un gran equipo internacional de científicos observaron las bacterias orales adheridas a los dientes de los neandertales y de humanos modernos preagrícolas que vivieron más de 10,000 años.

Los investigadores analizaron miles de millones de fragmentos de ADN de bacterias muertas hace mucho tiempo que aún se conservan en los dientes de 124 individuos. Uno era un neandertal que vivió hace 100.000 años en la cueva Pešturina en Serbia, que produjo el genoma del microbioma oral más antiguo reconstruido hasta la fecha.

Las comunidades de bacterias en la boca de los humanos preagrícolas y los neandertales se parecían mucho entre sí , según desvela el estudio publicado hoy en PNAS.

En particular, los humanos y los neandertales albergaban un grupo inusual de bacterias Streptococcus en la boca. Estos microbios tenían una capacidad especial para unirse a una enzima abundante en la saliva humana llamada amilasa , que libera los azúcares de los alimentos con almidón.

La presencia de las bacterias estreptocócicas que consumen azúcar en los dientes de los neandertales y los humanos modernos antiguos, pero no en los chimpancés, muestra que estaban comiendo más alimentos con almidón, concluyen los investigadores.

Encontrar los estreptococos en los dientes tanto de los humanos antiguos como de los neandertales también sugiere que heredaron estos microbios de su antepasado común, que vivió hace más de 600.000 años.

Aunque estudios anteriores encontraron evidencia de que los neandertales comían hierbas y tubérculos y cebada cocida , el nuevo estudio indica que comieron tanto almidón que alteró drásticamente la composición de sus microbiomas orales. Y no solo cambio a las bacterias, también les cambió a ellos.

«Esta investigación evidencia la importancia del almidón en la dieta nuestros primeros antepasados», cuando los cerebros humanos todavía se estaban expandiendo, dice Warinner.

Debido a que la enzima amilasa es mucho más eficiente para digerir almidón cocido que crudo, el hallazgo también sugiere que cocinar también era común hace 600.000 años.. Los investigadores han debatido si cocinar se volvió común cuando el gran cerebro comenzó a expandirse hace casi 2 millones de años o si se extendió más tarde , durante una segunda oleada de crecimiento.

Te puede interesar