El cráneo de una mujer que vivió en el corazón de Europa hace 45.000 años resuelve algunas de las incógnitas del inquietante origen de nuestra especie.

(Foto superior: Vista lateral del cráneo casi completo de Zlatý kůň. Crédito: Martin Frouz)

Los humanos modernos aparecieron en Europa hace al menos 45.000 años, por entonces, ya estaban aquí los neandertales. Sabemos que nos mezclamos con ellos. Pero, ¿cuánto?

La unión entre Sapiens y Neandertales

El ADN delató que hubo encuentros sexuales que dieron fruto, muy posiblemente entre mujeres neandertales y hombres Sapiens, pero era difícil saber cómo de frecuentes eran.

Un estudio publicado en Nature presenta datos del genoma de tres individuos que datan de hace entre 45,930 y 42,580 años de la cueva de Bacho Kiro, Bulgaria.

Son los primeros humanos modernos del Pleistoceno tardío recuperados en Europa hasta ahora.

Pertenecían a una migración humana moderna a Europa que no se conocía previamente a partir del registro genético, y proporciona evidencia de que hubo al menos cierta continuidad entre los primeros humanos modernos en Europa y las personas posteriores en Eurasia.

Además, los tres individuos tenían antepasados ​​neandertales unas pocas generaciones atrás en su historia familiar, lo que confirma que los primeros humanos modernos europeos se mezclaron con los neandertales y sugiere que tal mezcla podría haber sido común.

Los genes de neandertal pueden explicar por qué COVID-19 es muy grave en unas personas y en otras no

El cráneo de una mujer de hace 45.000 años

En otro artículo, publicado en Nature Ecology & Evolution , describen los hallazgos tras secuenciar el genoma de un cráneo casi completo descubierto por primera vez en Zlatý Kůň, Chequia. Es el cráneo de una mujer.

Los segmentos de ADN neandertal en su genoma eran más largos que los del individuo Ust’-Ishim de Siberia, el humano moderno más antiguo secuenciado anteriormente, lo que sugiere que vivió en el corazón de Europa hace más de 45.000 años.

El ADN antiguo de los neandertales y los primeros humanos modernos ha demostrado recientemente que los grupos se cruzaron en algún lugar del Cercano Oriente después de que los humanos modernos abandonara África hace unos 50.000 años.

Todas las personas fuera de África portan alrededor del 2% al 3% de ADN neandertal

Como resultado, todas las personas fuera de África portan alrededor del 2% al 3% de ADN neandertal.

En los genomas humanos modernos, esos segmentos de ADN neandertal se hicieron cada vez más cortos con el tiempo y su longitud puede usarse para estimar cuándo vivió un individuo.

Los datos arqueológicos publicados el año pasado sugieren además que los humanos modernos ya estaban presentes en el sureste de Europa hace 47-43,000 años, pero debido a la escasez de fósiles humanos bastante completos y la falta de ADN genómico, se sabe muy poco sobre quíenes eran estos primeros colonos humanos. – o de sus relaciones con grupos humanos antiguos y contemporáneos.

Descubierta por primera vez en Chequia, la mujer conocida por los investigadores como Zlatý kůň (caballo dorado en checo) mostraba tramos más largos de ADN neandertal que el individuo Ust’-Ishim de Siberia de 45.000 años.

El análisis sugiere que ella era parte de un grupo que se formó antes de que las poblaciones que dieron lugar a los europeos y asiáticos actuales se separaran.

Un estudio antropológico reciente basado en la forma del cráneo de Zlatý kůň mostró similitudes con las personas que vivían en Europa antes del Último Máximo Glacial, hace al menos 30.000 años, pero la datación por radiocarbono produjo resultados esporádicos, algunos tan recientes como hace 15.000 años. No fue hasta que Jaroslav Brůžek de la Facultad de Ciencias de Praga y Petr Velemínský del Museo Nacional de Praga colaboraron con los laboratorios de genética del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana que apareció una imagen más clara.

El cráneo estaba contaminado con ADN de vaca

Los investigadores han determinado que Zlatý kůň vivió hace más de 45.000 años. Crédito: Martin Frouz

«Encontramos evidencia de contaminación con ADN de vaca en el hueso analizado, lo que sugiere que un pegamento a base de bovino usado en el pasado para consolidar el cráneo devolvía fechas de radiocarbono más recientes que la edad real del fósil», explica Cosimo Posth, coautor principal de el estudio. Posth fue anteriormente un líder de grupo de investigación en el Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y actualmente es profesor de Arqueogenética y Paleogenética en la Universidad de Tübingen.

Sin embargo, fue el ADN neandertal el que llevó al equipo a sus principales conclusiones sobre la edad del fósil.

Zlatý kůň portaba aproximadamente la misma cantidad de ADN neandertal en su genoma que Ust Ishim u otros humanos modernos fuera de África, pero los segmentos con ascendencia neandertal eran en promedio mucho más largos.

“Los resultados de nuestro análisis de ADN muestran que Zlatý kůň vivió más cerca en el tiempo del evento de hibridación con los neandertales”, dice Kay Prüfer, coautor principal del estudio.

Zlatý kůň representa el genoma humano más antiguo hasta la fecha

Los científicos han podido estimar que Zlatý kůň vivió aproximadamente 2000 años después de la última hibridación. Con base en estos hallazgos, el equipo argumenta que Zlatý kůň representa el genoma humano más antiguo hasta la fecha, aproximadamente de la misma edad, si no unos cientos de años más, que Ust’-Ishim.

La extinción del grupo de Zlatý kůň

“¡Es bastante intrigante que los primeros humanos modernos de Europa finalmente no tuvieran éxito! Al igual que con Ust’-Ishim y el cráneo europeo más antiguo hasta ahora de Oase 1, Zlatý kůň no muestra continuidad genética con los humanos modernos que vivieron en Europa después de hace 40.000 años ”, dice Johannes Krause, autor principal del estudio y director de la Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

Una posible explicación de la discontinuidad es la erupción volcánica de Ignimbrita de Campania hace aproximadamente 39.000 años, que afectó gravemente al clima en el hemisferio norte y pudo haber reducido las posibilidades de supervivencia de los neandertales y los primeros humanos modernos en gran parte de la Europa de la Edad de Hielo.

A medida que los avances en el ADN antiguo revelen más sobre la historia de nuestra especie, los estudios genéticos futuros de otros individuos europeos tempranos ayudarán a reconstruir la historia y el declive de los primeros humanos modernos que se expandieron fuera de África y en Eurasia antes de la formación de los seres humanos modernos.

Información bibliográfica completa

Título: Secuencia del genoma de un cráneo humano moderno de más de 45.000 años de Zlaty kůň en Chequia
Autores: Kay Prüfer, Cosimo Posth, He Yu, Alexander Stoessel, Maria A. Spyrou, Thibaut Deviese, Marco Mattonai, Erika Ribechini, Thomas Higham, Petr Velemínský, Jaroslav Brůžek, Johannes Krause
Journal: Nature Ecology & Evolution
DOI: https://doi.org/10.1038/s41559-021-01443-x