Un nuevo estudio señala que una distribución desigual de las tareas del hogar también depende de las preferencias de hombres y mujeres

En los países de la OCDE y en Estados Unidos, las mujeres siguen dedicando más tiempo a las tareas del hogar y al cuidado de familiares que los hombres. Esta situación es muy criticada por gran parte de la sociedad y por los medios de comunicación, pero el tiempo dedicado no es la única diferencia.

Una nueva investigación señala que las diferencias evolutivas entre hombres y mujeres podrían explicar las preferencias de unos y otros por determinadas tareas y, por tanto, una distrución desigual de estas, más que únicamente actitudes discriminatorias.

El estudio publicado en Evolutionary Behavioral Sciences señala que la evolución ha llevado a que los hombres desarrollen más su fuerza física y aquellos rasgos útiles para luchar contra otros hombres. En cambio, las mujeres se han orientado más a desarrollar aquellos rasgos beneficiosos para la crianza y la salud de los hijos. Como resultado, esto ha provocado que, según el género, se tengan unas preferencias u otras a la hora de repartirse las tareas del hogar.

¿Qué es la paradoja de la igualdad de género?

En el estudio participaron dos grupos de personas: el primero compuesto por 323 adultos de entre 18 y 23 años, y el segundo por 113 personas de entre 31 y 46 años. En esta segunda muestra, la mayoría vivía con su pareja o estaban casados y tenían al menos un hijo. Ambos grupos tuvieron que responder a preguntas acerca de sus gustos y preferencias sobre diferentes tareas del hogar y del cuidado de la familia.

En total se les presentaron 58 tareas domésticas y 40 tareas diferentes de cuidado infantil. Los resultados mostraron que las mujeres disfrutaban más que los hombres de las tareas de cuidado de los niños. Las mujeres de entre 31 a 46 años tenían una mayor preferencia por estas tareas que las mujeres más jóvenes de entre 18 y 23 años.

Las mujeres disfrutan más que los hombres de las tareas de cuidado de los niños, mientras que los hombres prefieren el mantenimiento de la casa

En ambos grupos, ningún hombre calificó como más placentera que las mujeres ninguna tarea de cuidado infantil. Es decir, siempre calificaron este tipo de tareas como igual de placenteras o menos placenteras en comparación con las mujeres.

En cuanto a las tareas del hogar, las diferencias volvieron a aparecer. Los hombres preferían las tareas domésticas que se realizaban al aire libre y también las relacionadas con el mantenimiento de la casa. Por su parte, las mujeres preferían actividades como la limpieza, la cocina, la organización familiar y la decoración.

Otra de las cuestiones que se les planteó a los participantes era que indicasen qué preferían: ser el ama de casa de la familia, ser el sostén económico, o compartir esos roles por igual. En ambos grupos el 56% de las mujeres y el 56% de los hombres prefirió la opción de repartir ambos roles.

La investigación destaca que estas diferencias no tienen por qué suponer una carga para las mujeres ni causar resentimiento en la relación de pareja.

REFERENCIAS

Gendered perspectives on sharing the load: Men’s and women’s attitudes toward family roles and household and childcare tasks.