Esta serie de imágenes es parte de un proyecto llamado Oil Spill (Derrame de aceite) en el que el artista suizo Fabián Oefner explora la iridiscencia. Para conseguir estos diseños Oefner vertía agua en un recipiente negro y, a continuación, con la ayuda de una jeringa, añadía gotas de aceite en la superficie del agua. Al entrar en contacto con el agua, el aceite comienza a expandirse y a formar configuraciones únicas.

Reflejo y refracción

Los diferentes colores resultan de la reflexión y refracción de la luz, a medida que pasa a través de la película de aceite y de nuevo en la lente de la cámara.

Del grosor depende el color

Dependiendo del grosor de la película de aceite es, los colores cambian de color azul, el verde al rojo, hasta que finalmente desaparecen de nuevo.

«Lo que me gusta de la serie es que se trata de un fenómeno bastante simple, pero sorprendentemente mágico y hermoso», explica Oefner en una entrevista.

Fenómeno habitual

A Oefner la inspiración le llegó cuando observó algo que muchos hemos visto en los dís de lluvia: manchas de gasolina en la carretera mojada.

En laboratorio

Después de ver la mancha en la carretera, Oefner entró a su casa y » empecé a recrear la instalación en un ambiente más controlado».

Artista joven

Con apenas 25 años, Oefner ya era uno de los principales artistas de Leica y con 29 creó su propio estudio.

Otras miradas

Corona, Aurora y Nebula, son algunos de los otros proyectos de Oefner, todos visibles en su página web.