Construye un generador a pedales

Puedes meter la bici en casa y generar electricidad al pedalear

Me encanta pedalear y se me ocurrió que, alimentando un generador con el movimiento de la rueda trasera, podría encender una lámpara o cargar mi teléfono. Por eso, enganché mi bicicleta a un motor eléctrico de 24 voltios y 200 vatios, que modifiqué para transformarlo en un generador de energía. Con él cargué una batería de plomo-ácido de 12 voltios. Por último, añadí un inversor para transformar la corriente continua (DC) de la batería en alterna (AC), y así poder alimentar aparatos que normalmente se enchufan a la pared y almacenar la electricidad. Es importante que elijas la potencia según el aparato que vayas a querer alimentar.

La mayoría de los detalles de montaje los encontré en Instructables, la comunidad online para compartir proyectos, gracias al usuario saullopez52. Encontré una bici con una sola velocidad y piñón fijo en la que podía colgar una rueda dentada a cada lado de la rueda posterior. La cadena de la derecha se acciona con los pedales y a la izquierda añadí otra que hace girar el motor. En ese lado utilicé un piñón libre y en la izquierda uno de piñón fijo. Para fijar la bici, se puede construir una plataforma que eleve un poco la rueda posterior. Le añades un tablón en el que colocar el motor, la batería y el inversor. Como la mía era muy estrecha, tuve que clavarle otro en horizontal para el equipo eléctrico (ten en cuenta la longitud de la cadena que irá al motor para calcular las dimensiones de esas maderas). Yo atornillé el motor al centro de la tabla y situé la batería y el inversor de forma que equilibraran mutuamente su peso. Los aseguré con Velcro industrial. Primero probé la conexión entre la bici y el motor, para ver que la cadena movía la barra de este.

Después coloqué un diodo entre el motor y la batería, para que la electricidad fluyera hacia esta, con el ánodo mirando hacia el terminal positivo del motor y el cátodo hacia el positivo de la batería. Enrollé los extremos del diodo en el cable expuesto del motor y a una pinza de cocodrilo que se aplica a la batería, y recubrí las conexiones con cinta aislante. Para comprobar que la batería siempre está cargada a más de la mitad y no se sobrecarga, y saber con qué fuerza tengo que pedalear, le añadí un multímetro, que debe estar programado a 12 V en el rango DC. Por último, conecté los cables del inversor a la batería. Cuando terminé el montaje, subí en la bici y la corriente empezó a fluir. Y con varias baterías, cuya carga compruebo todos los meses, puedo almacenar suficiente energía para salir del paso si se va la luz.

Traducción: Pilar Gil Villar

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Hacia otro lado

Un diodo hace que la electricidad pase del motor a la batería, y no al revés, que sería lo habitual.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Encadenado

Una cadena adicional gira hacia atrás desde el disco trasero para activar el motor

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Para más tarde

Este motor transforma la energía mecánica en electricidad. Esta queda almacenada en la batería

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Listo para usar

Un inversor de corriente convierte esa electricidad de DC en AC, para que pueda usarse en aparatos domésticos normales.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Precio de los componentes

Cadena, 12 €.
Cables del motor, 10 € c/u.
Diodos, 3 € c/u.
Cables de la batería, 10 € c/u.
Batería, 20 €.
Motor 30 €.
Inversor, 20 €.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades