6 grandes juicios de la historia que no terminaron como creíamos

¿Realmente excomulgaron a Galileo? ¿Núremberg cambió la historia? ¿Condenaríamos hoy a Jesús de Nazaret? Un juez español, José Antonio Vázquez Taín, revisa en un libro los grandes juicios de la Historia. Y este es su veredicto.

Juicio de Galileo en 1633
Getty ImagesItalian School

Según una encuesta de la Unión Europea, el 97% de los estudiantes universitarios piensan que Galileo fue torturado y el 30% que murió en la hoguera por sostener que la Tierra gira alrededor del Sol y no al revés, como mantenía la Iglesia del siglo XVII. Sin embargo, el astrónomo terminó sus días en su lujosa Villa Médici, donde cumplió un cómodo arresto domiciliario.

Lo cuenta en Grandes juicios de la Historia José Antonio Vázquez Taín. El juicio a Galileo merecía una revisión. Y no es el único.

En nuestra entrevista a Vázquez Taín, el juez más incómodo para los narcos gallegos, viajamos a la corte de Núremberg, revisamos el juicio a Sócrates, a Hitler, a Jesús de Nazaret...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
1 Mata-Hari, pocas evidencias
Getty ImagesHeritage Images

Documentos desvelados con motivo del centenario de su muerte el año pasado sugieren que fue una estratagema germana la que situó a Mata-Hari, espía holandesa al servicio de los aliados en la Gran Guerra, frente al pelotón de fusilamiento. Desconfiando de sus servicios, los alemanes a los que servía se enviaron un telegrama interno sabiendo que iba a ser interceptado por los servicios secretos franceses. En él se daban detalles de un agente denominado H21, sus datos bancarios, el nombre de la criada... Era difícil no deducir que se trataba de Margarethe Zelle, la más famosa stripper de la historia, mujer de rasgos orientales y vida tortuosa.

La doble espía fue acusada de proporcionar información al enemigo y de causar la muerte de miles de soldados franceses.

Poco contundentes eran las pruebas en su contra. Hoy ni siquiera valdrían una condena, pero la popular bailarina se vio sola y sin la protección de los que hasta ese momento habían mantenido su elevado nivel de vida. Fue ejecutada el 15 de octubre de 1917 en Vincennes a los 41 años de edad.

Son muchas las leyendas que circulan sobre este último episodio de su vida. Hay quien dice que ella misma fue la que dio la orden de disparar, y también quien asegura que intentó seducir a sus guardianes para liberarse.

Tras su fusilamiento, el cuerpo de la espía más famosa de la historia fue entregado a la Escuela de Medicina de París. Su cabeza se preservó en el Museo de Anatomía. Un inventario realizado hace 21 años desveló que había desaparecido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 Animales en el banquillo
Getty ImagesEditorial Image Provider

Algunas bestias han sido llevadas a juicio a lo largo de la historia. Pero quizá el caso más pintoresco es el que ocurrió en la localidad francesa de Autun en 1552. Las ratas de la zona fueron acusadas de diezmar los campos de cebada. Tras comprobar los indicios de delito, fueron citadas a juicio y, como era de prever, no se presentaron a la cita. Bartolomée Chassenée, abogado de oficio de la causa, denunció defecto de forma en el procedimiento por no haber sido notificada la citación adecuadamente. Argumentó que, dado que estaba en juego la inocencia o culpabilidad de todas las ratas de la comarca, no era suficiente con dictar edictos solo en la capital. Tras subsanar el defecto, se señaló una nueva cita a la que, lógicamente, tampoco las ratas acudieron. Chassenée sostuvo entonces que las distancias eran muy largas y que las presuntas culpables no podían llegar en el tiempo señalado. El joven letrado siguió esgrimiendo diferentes argumentos, hasta que el juicio se suspendió indefinidamente.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 Templarios, una injusta aniquilación
Getty ImagesStefano Bianchetti

Fueron la codicia y las deudas del rey francés Felipe IV las que detonaron la caída de los templarios. La orden, que nació al amparo de las cruzadas y desbancó a los judíos de Tierra Santa, fue adquiriendo influencia y propiedades. Se convirtieron en el refugio de las riquezas de los nobles y la puerta a la que llamaron los reyes para financiar sus campañas militares. Abrumado por una deuda que no podía satisfacer, Felipe IV de Francia urdió una trama para aniquilarlos por herejes, algo que además permitía al poder civil apropiarse de sus bienes. La orden fue perseguida y aniquilada. “Si no hubieran sido acusados falsamente, el papa habría tenido un cuerpo militar, los templarios se habrían unido a la orden de Malta y la religión católica habría tenido más influencia política en Europa de la que ha tenido”, asegura Vázquez Taín.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 Impecable proceso a Jesús de Nazaret
Getty ImagesDEA / A. DAGLI ORTI

Una discusión jurídica más que un debate religioso fue lo que llevó a Jesús de Nazaret a la cruz. Las peleas y discusiones que la figura clave del cristianismo mantuvo con los representantes políticos del momento fueron fundamentalmente de tipo legal y social. Jesús cuestionaba la ley Torá, y la manera rígida en la que se aplicaban sus 613 normas ponía en duda el derecho romano… Era un disidente en toda regla que tuvo que afrontar dos procesos penales. En el primero, en el Sanedrín, fue acusado de blasfemia y sedición, algo que era castigado con la muerte. Brillante jurista, se defendió reinterpretando los Evangelios. En el proceso frente a Pilato, el prefecto romano, se siguió un procedimiento similar al que en la actualidad se emplea en España: acusación, alegato de la defensa, pruebas y sentencia. Durante todo el juicio, Jesús mantuvo un sorprendente silencio en lo que muchos han interpretado una asunción del que terminó siendo su destino. “En realidad, con las leyes del momento, no había otra solución posible ni otra sentencia”, opina el juez Vázquez Taín, autor de Grandes juicios de la Historia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 Sócrates, una útil condena histórica
Getty ImagesFine Art

Los libros de texto enseñan que la Grecia clásica ha sido la cuna de la democracia, del pensamiento y de la ciencia. Sin embargo, Sócrates, aunque fue acusado de delito religioso, de haber instruido a Critias –uno de los tiranos que supuestamente destruyeron la democracia–, de cuestionar el sistema de elección de los políticos atenienses y de corrupción de menores, se sentó en el banquillo por sus ideas. Se definía a sí mismo como “la avispa que había sido puesta allí para espabilar a Atenas”, y precisamente por ello le juzgó y condenó a muerte un jurado compuesto por quinientas personas. Muchos de sus defensores lo consideraron un crimen de estado puesto que en Atenas no había una ley que prohibiese decir lo que se pensaba. Además, las agrupaciones religiosas privadas estaban permitidas si la asamblea las autorizaba. En cualquier caso, si Sócrates ho hubiera muerto, hoy no habría transcendido su obra filosófica, ni la de su discípulo Platón ni tampoco la de Aristóteles.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 Núremberg, oportunidad perdida
Getty ImagesBettmann

La comunidad internacional tuvo una oportunidad de oro de erigirse en garante de la justicia universal con motivo de la Segunda Guerra Mundial. Los principales países implicados en la contienda firmaron en Londres, en 1940, una declaración en la que se establecía “que la única paz duradera es la colaboración de los pueblos libres en el mundo”. Se sentaban así las bases de la Comisión de Naciones Unidas para la Investigación de Crímenes de Guerra que desembocaba en el juicio de Núremberg, probablemente el proceso más famoso de la historia.

Aunque los aliados insistían en el carácter internacional del tribunal que juzgó aquellos delitos, se trataba de una corte integrada únicamente por los países de ocupación. De no haber sido así, podría haberse convertido en el origen de unas Naciones Unidas realmente independientes. ¿Qué pasó? “Cuando EEUU tomó conciencia de que se estaba creando un embrión que podía manipular, comenzó la guerra de intereses. Rusia quería expandir el comunismo, Inglaterra perseguía mantener su imperio y los americanos tenían claro que no habían ganado una guerra para no sacar ningún beneficio”, opina Vázquez Taín. Entonces empezó un juego muy perverso, que a veces parecía inclinarse a favor de los rusos, otra de los británicos y que finalmente terminó siendo dominado por los americanos gracias a la puesta en marcha del Plan Marshall. Comenzaba la Guerra Fría.

Tras el proceso de Núremberg, EEUU acometió en solitario otros doce juicios más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades