¿Puede volvernos locos el viento?

Sí, puede alterar la actividad neurotransmisora central

image
Desde la década de 1960 se estudia la relación entre el viento y el índice de suicidios en zonas concretas.

Sí. Los psiquiatras llaman “meteorosensibles” a las personas propensas a padecer cambios de estado de ánimo acusados causados por las variaciones meteorológicas (quizá, más de la mitad de la población).

Pero es cierto que el viento, en especial, está detrás del agravamiento (más que el desencadenamiento) de patologías mentales. La razón es que las variaciones en la polaridad e intensidad de la carga iónica de la atmósfera alteran la actividad neurotransmisora central. El más famoso de estos trastornos se conoce como “efecto Fohen”, que describe las consecuencias de los vientos del desierto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Enviada por Rubén Ruiz, Granada

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas