Controversia en la red: ¿se debería reconocer a Jesús como víctima de violencia sexual?

La profesora de estudios católicos en la Universidad de Sheffield, Katie Edwards, ha planteado esta pregunta en la web "The Conversation" y cuestiona por qué no se ha planteado con anterioridad

El movimiento #MeToo ha logrado que muchas mujeres alcen la voz en numerosos sectores de la sociedad para decir sin miedo que han sido víctimas de abuso o acoso sexual en algún momento de su vida. Ahora, la profesora de estudios teológicos de la universidad británica de Sheffield, Katie Edwards, ha lanzado una cuestión en el portal web “The Conversation” que pone en cuestión lo siguiente: ¿debería ser Jesús considerado también una víctima más de abuso sexual en todo el proceso que le llevó hasta la crucifixión?

Para Edwards, a pesar de que la historia es enormemente conocida y que se sabe con detalle cada uno de los eventos que tuvieron lugar hasta la muerte en la cruz, parece que hay algo que siempre se obvia: la desnudez evidente de Cristo. Para la profesora, Jesús fue despojado de sus vestiduras con la única intención de ser humillado delante de la gente, lo que a su parecer se debe considerar como un acto de violencia sexual.

Para quien no se lo haya planteado antes, la profesora nos recuerda que el acto de castigo al que fue sometido era uno de los peores y que dejarle desnudo no era algo que se pudiera considerar accidental. Al revés, era una acción deliberada usada por los romanos para degradar a quienes iban a ser castigados, quebrando así la poca fuerza emocional o psicológica que les quedaba.

Edwards apunta que si se llegase a considerar a Jesús como una víctima marcaría una gran diferencia en cómo las Iglesias conectan con movimientos como #MeToo y contribuiría a promover un cambio palpable en muchos países y en muchas sociedades. Aún así, esta profesora entiende que muchos cristianos, a pesar de tener la idea delante, nunca se habían planteado si el acto en sí antes de ser crucificado podría ser considerado abuso sexual. Pero para Edwards, “si el propósito era humillar en público, entonces está enteramente justificado reconocerlo como tal”.

Un ejemplo claro de lo difícil que es este planteamiento dentro de la sociedad cristiana, y con el que ha tenido que lidiar la investigadora, es cuando este pasado mes de diciembre se hizo una conferencia sobre ese tema en su universidad. Muchos fueron quienes se quejaron de la temática y lo hicieron ver en redes: “Hay cero evidencia bíblica o histórica de que Jesús fuera una víctima de abuso sexual. Esto es una forma de insultar y menospreciar a todos los cristianos. En lugar de feminizar a Cristo, por qué no destacar sus logros para fomentar un papel duradero para las mujeres en la Iglesia”.

¿Qué opinión os merece?

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades