Estas son las OPod: las minicasas chinas fabricadas a partir de tubos de cemento

Miden 10 metros cuadrados y tienen un ancho de 2.5 metros. Se trata de un proyecto que lucha contra la falta de espacio en el país

Precios altos de vivienda y poco espacio donde construirla. Estos dos factores animaron al arquitecto local James Law a trabajar con su equipo de Cyberture en crear un tipo de vivienda que llegase a ser funcional, con un precio asequible y que no llegase a ocupar muchos metros cuadrados en el centro de una ciudad como es Hong Kong.

Parecen pocos requisitos, pero consiguieron dar con el resultado perfecto: los apartamentos OPod. Se trata de minicasas de 10 metros cuadrados con un ancho construidas dentro de tuberías de cemento con un ancho de 2.5 metros. Aunque leído puede llegar a resultar poco comfortable, el resultado final es todo un apartamento de lujo al alcance de mucha gente y a la última en cuanto a tecnología de última generación se refiere y con todo tipo de muebles que se adaptan al poco espacio, que parece que hay. Pero tiene muchas sorpresas.

Cada casa Opod puede abrirse con su propia llave smart, la cual da paso a un espacio abierto en madera, cristal y paredes en blanco que da una claridad importante al hogar. El espacio incorpora todas las necesidades básicas, como un minifrigorífico, horno microondas, un sofá que se convierte en cama, un baño con ducha y retrete, así como numerosas estanterías y huecos convertibles en improvisados armarios. Es una casa donde se juega con el espacio para adaptarse a la necesidad de cada inquilino en cada momento.

Cyberture describe este tipo de casas como una solución experimental de micro-vida a bajo precio que sabe responder a las necesidades de alguien que vive en Hong Kong. Obviamente, el arquitecto encargado de este proyecto apunta que está dirigido más a jóvenes que se mueven al centro de la ciudad y quieren encontrar un apartamento a un precio más asequible. El precio por una unidad sería de unos 12.500€, pero que podrían alquilarse por unos 350€, un coste muy asequible en una ciudad tan saturada como Hong Kong.

Lo bueno de este tipo de estructuras es que son de fácil colocación, unas encima de otras, en cualquier zona de la ciudad, sin necesidad de cimientos o de fachadas, por lo que pueden ser una solución perfecta sin importar mucho el dónde. A pesar de tener ya un prototipo de este tipo de casas, todavía necesitan el permiso del gobierno para poder llevarlas a cabo, pero esperan convertirse en la solución del futuro al espacio de vivienda en su país.

Fuente: Dezeen

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano