Una ventaja olímpica

Los atletas que corren por las calles más cercanas a la pistola que anuncia el inicio de la carrera reaccionan antes al estampido que los que están alejados.

image
Un sonido fuerte no asegura medalla, pero anticipa la reacción.

Y cuanto más fuerte es el disparo (120 decibelios), antes corren. Según los investigadores de la Universidad de Alberta, la ventaja de la primera calle puede dar o quitar una medalla, pero también tiene utilidad para los enfermos de párkinson. Un sonido fuerte podría usarse para romper las situaciones de “congelación” del movimiento que suelen tener.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano