El síndrome de Morris

Es una aleración genética.

Por una alteración genética que inhibe la androginización, existen mujeres que físicamente son hembras, pero genéticamente hombres, ya que poseen el cromosoma Y. De hecho, disponen de testículos en la zona inguinal, pero no desarrollados.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Ser humano