Como ocurre con cualquier órgano, existe una gran diversidad de tamaños y grosores del falo. En gran parte se debe a cuestiones genéticas de cada persona, es relativamente proporcional al tamaño corporal, y también está relacionado con la etnia a la que se pertenezca o la zona de nacimiento. En este aspecto, los africanos son los hombres con el mayor récord: de 16 a 20 centímetros de media en erección. Los últimos en las listas son los asiáticos, que varían entre 10 y 14 centímetros, los más afortunados. Dentro de Europa, el germano va a la cabeza, por encima del hombre mediterráneo, lo que rompe con el mito latino. Y nosotros por nuestra parte, ¿qué tal vamos? Los españoles hacemos una buena marca: 14,5 centímetros como media. Solo un 3% de nuestra población masculina posee lo que los sexólogos llaman micropene: es decir, aquel que no supera los 7,1 centímetros durante la erección.

Redacción QUO