Transgénicos contra el cambio climático

image
La patata dorada contiene 3.600 veces más betacaroteno que la normal.

Poner ambos conceptos en la misma frase puede provocar algún ataque de urticaria, pero muchas de las investigaciones sobre agricultura transgénica están orientadas a afrontar un escenario en el que los cambios a nivel global afecten de manera directa a las cosechas. "La investigación se está realizando en dos vertientes", nos explica José Manuel Mulet. "Por un lado se buscan variedades más resistentes a los efectos del cambio climático (sequía, frío, calor...) y por otro una agricultura más respetuosa con el medio ambiente y que genere menos emisiones".

Publicidad - Sigue leyendo debajo

En cuanto a la resistencia, este año, por ejemplo, está previsto que salga al mercado el primer maíz que consigue un 10% más de rendimiento frente al convencional en condiciones de sequía. En lo referente a evitar el calentamiento, los investigadores insisten en que crear variedades resistentes a herbicidas, o que no precisen insecticidas, ya está ahorrando millones de emisiones de CO2 a la atmósfera al prescindir una cadena de procesos en la siembra, el pre-tratamiento y el desbrozado.

Organizaciones como Greenpeace, en cambio, insisten en que los transgénicos "no son una opción" frente al cambio climático y critican que estén desplazando a los cultivos más tradicionales y "ecológicos".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salud