El orgasmo es un área de las relaciones sexuales que la ciencia ha investigado en muchas oportunidades, pero no siempre se ha hecho en profundidad. Quizás por eso son pocas conocidas las numerosas ocasiones en las que los humanos llegamos al orgasmo sin necesidad de tener sexo, sin siquiera pensar en él. Aquí van algunos casos como ejemplo.

Fármacos

Unos años atrás, científicos del departamento de neurología de la Universidad Necmettin Erbakan en Turquía, trataron a una mujer de 42 años con enfermedad de Parkinson de inicio temprano. Sus médicos la trataban con rasagilina (un fármaco que aumenta las concentraciones de dopamina). De acuerdo con el estudio publicado, la paciente llevaba 10 días tomando el fármaco cuando se presentó ante sus médicos asegurando que desde hacía tres días experimentaba aumento de la libido y orgasmos involuntarios que se “producían en ausencia de un comportamiento sexual”, según los autores.

Caminar

Otro caso podría servir para quienes tienen un atracción especial por los pies es el que se describe en otro estudio publicado en Sex Med. El artículo relata el caso de una mujer que tenía una condición médica que requería un extenso tratamiento en sus pies. Pero a medida que sus pies se curaban, comenzó a tener orgasmos varias veces al día y estos se producían solo por la estimulación de los pies… Tanto por masajes como por caminar mucho tiempo. La situación no solo es extraña, sino que resultaba muy incómoda para la paciente ya que alteraba su vida por completo.

Miedo

En general, la ansiedad y el miedo hacen que sea difícil tener una experiencia sexual satisfactoria, y pueden poner un freno a las situaciones íntimas. En algunos casos raros, sin embargo, ocurre lo contrario. Así lo señala un estudio en el que se relata el caso de una paciente que experimentaba orgasmos involuntarios en ocasiones que le provocaban ansiedad.

Dientes, dientes…

En general la relación con nuestro odontólogo es circunstancial y queremos verlo lo menos posible. De hecho a veces hasta nos molesta lavarnos los dientes si estamos muy cansados. Investigadores en Taiwán han encontrado que una mujer de 41 años tiene un orgasmo cada vez que se lava los dientes. Por divertido que pueda parecer, la situación es bastante seria, según señala el estudio, publicado en Seizure. La mujer sufre de epilepsia refleja compleja: las convulsiones son inducidas exclusivamente por el cepillado dental. Todos los ataques se produjeron con una sensación específica de excitación sexual y euforia similar al orgasmo que fue seguida por un período de alteración de la conciencia. Básicamente tiene una convulsión, de alguna manera estimulada por el cepillado, que provoca el orgasmo.


Depresión

De acuerdo con la OMS cerca de 300 millones de personas en el mundo sufren de depresión. Una condición que obviamente dificulta experimentar placer. Se sabe que los fármacos antidepresivos tienen efectos secundarios extraños y, a veces, adversos, y uno de ellos implica un aumento de la libido y el placer sexual, pero hay más. Algunas personas han descubierto que después de tomar fármacos antidepresivos un bostezo provoca reacciones inesperadas, como por ejemplo un orgasmo.

Según un estudio hay antidepresivos (específicamente los ISRS o inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) que provocan precisamente esto: orgasmos espontáneos. Todo depende de cómo responda la química cerebral al medicamento.

Juan Scaliter