El ser humano después de Star Wars

Mucho tiempo atrás, en una galaxia muy, muy lejana se estrenó una película que dejaría huella en la historia del cine, pero también en medicina, robótica, política...

image

No importa dónde vivas, cuando escuchas la frase Que la Fuerza te acompañe, sabes exactamente cuál es su origen. Eso es globalización”. Así describe la socióloga Jane C. Millar Wood, la influencia de Star Wars en nuestro mundo, en su libro El impacto de la globalización. Si la llegada del ser humano a la Luna tuvo un fuerte influjo en la política, el arte y las ciencias en toda una generación, la saga de George Lucas ha tenido un ascendiente similar en la siguiente. Probablemente uno de los primeros testimonios de este influjo se hizo visible en 1983, cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, aprobó, en plena Guerra Fría, el programa Iniciativa de Defensa Estratégica, con el que se buscaba evitar la llegada a territorio estadounidense de un misil nuclear ruso.

La idea era contar con una serie de lásers que interceptarían cualquier lanzamiento soviético, un programa conocido popularmente como Star Wars. Solo hubo dos problemas: el primero es que Lucasfilm inició un juicio para que nadie más que ellos tuviera derecho a utilizar dicho nombre. La demanda fue desestimada. Y el segundo es que el proyecto se basó en tecnología que supuestamente existía, pero resultó ser un montaje para atemorizar a los rusos.

También en el ámbito de la política existe una leyenda basada en el proclamado Día de Star Wars, que se celebra el 4 de mayo. Según la leyenda, la razón para elegir ese día es la siguiente: la famosa frase original de la película era “May the Force be with you” (“Que la Fuerza te acompañe”). Pero el 4 de mayo de 1979, Margaret Thatcher asumió el cargo de primera ministra, y su partido quiso felicitarla en el periódico con un juego de palabras: “May the Fourth be with you” (“Que el cuatro te acompañe”). Una historia bonita, pero falsa. Sí es cierto que la primera referencia viene de la política: en 1994, Harry Cohen, del Parlamento británico, mencionó esa frase en un debate sobre defensa: aseguró que ese día sería excelente para la discusión.

Nacen los frikis
Ese mismo año se estrenó la película de Kevin Anderson Dependientes. La cinta fue el puntapié inicial para que el movimiento friki saliera a la calle y dejara de estar ligado a los fenómenos de circo. En ella, los protagonistas discuten sobre la política socioeconómica relacionada con la construcción de las dos Estrellas de la Muerte. Este tipo de diálogo, muy frecuente entre los fanáticos de Star Wars, Star Trek y otras series de culto, identificó a los frikis y geeks como parte de una tribu urbana. Tanto es así que en 2006 el español Germán Martínez, bloguero conocido como el Sr. Buebo, propuso celebrar una fiesta que reivindicara esta cultura: el Día del Orgullo Friki. El primero fue en Madrid, y luego se extendió a Canadá, México, Estados Unidos… Hoy es un evento global que ocurre cada 25 de mayo, el aniversario del estreno de La Guerra de las Galaxias.

La culpa es del malo
En 2013, Estados Unidos rechazó construir su propia Estrella de la Muerte, pese a las 34.000 firmas que se habían juntado. El objetivo que perseguían los firmantes era aumentar la seguridad nacional y dar más empleos. Algo que no resulta ilógico; al menos lo de los empleos. Zach Feinstein, profesor de ingeniería financiera de la Universidad de Washington, utiliza la rápida construcción de la segunda Estrella de la Muerte, al poco de explotar la primera, para explicar el capitalismo en tiempos de guerra.

Por supuesto, todo esto es culpa de Darth Vader, personaje reconocido por críticos, profesores y expertos como uno de los tres mejores villanos de la historia del cine, junto a Hannibal Lecter y Norman Bates. Y también su mítica frase: “No, yo soy tu padre” (no dice: “Luke, yo soy tu padre”) está entre las diez más conocidas de la historia del cine. Y es que Darth es mucho Vader. Una de sus mayores virtudes en este rol es que apela al miedo desde todos los sentidos, atrapa la vista en su negrura, tiene un tacto artificial que lo hace frío y quirúrgico, y hasta su voz tiene sabor metálico.

La psicología, por ejemplo, lo utiliza como modelo de trastorno límite de personalidad. Eric Bui, psicólogo de la Universidad de Toulouse, señala que el gran éxito de las precuelas de Star Wars tiene que ver en parte con que los adolescentes se identifican con la lucha interna de Anakin Skywalker para superar el rol del padre, algo frecuente entre los jóvenes. Todo lo relacionado con este personaje tiene éxito. La Marcha Imperial (la sintonía de Darth Vader) ha sido utilizada en diferentes ámbitos. El músico Meco la hizo en versión disco y fue número 1. Durante el referéndum sobre la independencia de Escocia, la marcha se convirtió en la música oficial de los independentistas que buscaban “echar a los imperialistas”. En deporte, es la fanfarria de entrada a la pista de los Chicago Bulls, Los Angeles Clippers, los Cleveland Cavaliers y los New York Yankees. También en Israel la utilizan varios equipos, y hasta Pablo Iglesias, en su campaña, se lanzó a cantarla. Y hay más: la famosa publicidad del Volkswagen Passat, en la que un niño pretende utilizar la Fuerza en su vida cotidiana, obtuvo más de 15 millones de visitas en apenas 5 días. Hoy es el anuncio más viral y compartido de la historia de YouTube.

En el nombre de los jedi
La Guerra de las Galaxias ha influido hasta en la religión. Se trata del movimiento Jedi. En los censos nacionales, más de 70.000 australianos se declararon seguidores del Jedismo. En Canadá, 20.000; en la República Checa, unos 15.000; en Nueva Zelanda, 50.000; y en Reino Unido, casi 400.000 personas. En España son muy pocos, menos de cinco mil, los que se reconocen seguidores de Obi-Wan.

El origen del holograma
Cuando la princesa Leia (que nada tuvo que ver con la Dama de Elche, aunque lo parezca) envía su pedido de auxilio a Obi -Wan, lo hace por medio de una holografía. Este tipo de comunicación ya ha sido imitado por Nasser Peyghambarian, profesor de la Universidad de Arizona, pero con 16 cámaras. También la empresa VoxieBox “imprime” luz en tres dimensiones para crear un efecto similar. En plena campaña política de Barack Obama, el cantante will.i.am hizo una aparición estelar con esta tecnología, que ha hecho resucitar a Michael Jackson, entre otros.

Y así, tenemos Guerra de las Galaxias hasta en los libros de ciencia. La biología también ha sucumbido a su influjo. Más de diez especies llevan en su taxonomía el nombre de personajes de esta saga; entre ellos, arañas, peces, pulgas, hormigas y escarabajos. Cuatro de ellos tienen que ver con Darth Vader. Lo dicho:  un éxito lo de este malvado.

Resulta lógico que si hablamos de una historia que tiene lugar en un universo lejano y que lleva la palabra galaxia en su ADN, la astronomía recurra a menudo a ella. Son muchos los astrónomos que, para hacer referencia a un planeta binario (con dos estrellas), se refieren a Tatooine, el hogar del joven Skywalker en el inicio de la historia. Para más inri, el sitio real que hacía las veces de este planeta desértico está en Túnez. Y la escenografía que quedó tras la película ha permitido a expertos geólogos determinar la velocidad del movimiento de grandes dunas, conocidas como barchans, al tener un referente inmóvil.
Hoy, a punto de estrenarse la última entrega, solo queda imaginar cómo podrá influir en la nueva generación la riqueza de este universo que ahora se reinventa. Y esperar que no ocurra en un tiempo muy, muy lejano. Y que la Fuerza no deje de acompañarnos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

El Darth Vader Project convoca a artistas de todo el mundo para que hagan su propia interpretación del famoso casco. Este es obra de Eelus, la calavera es un detalle de la futilidad de la guerra.

El baile de las máscaras

Los soldados imperiales constituyen el reclamo ideal para alzarse contra... básicamente cualquier cosa. Esto se debe a que son mudos, todos iguales y obedecen órdenes sin rechistar. Así, la simbología popular los ha convertido en icono de los dominados. Un ejemplo reciente es el de los miembros de Greenpeace que se han puesto este traje para manifestarse contra Volkswagen en su sede de Londres.

Tecnología de un universo lejano a la Tierra

Cómo entrenar a tu jedi interior
Los caballeros de la mesa galáctica, es decir, los Jedi, a menudo utilizaban robots flotantes, conocidos como Remotos, para entrenar sus habilidades en la lucha. Inspirados en ellos, la NASA ha creado SPHERES (Synchronized Position Hold, Engage, Reorient, Experimental Satellites), unos droides que desde 2013 se utilizan en la Estación Espacial Internacional para realizar mediciones, tareas de mantenimiento y controles.

Tecnología de un universo lejano a la Tierra

Actualízate.
Toda la información que obtiene SPHERES se procesa en un smartphone normal. Si sale un nuevo modelo, solo se actualiza el software, lo que reduce su precio notablemente.

Tecnología de un universo lejano a la Tierra

Volando voy...
En 1983 se estrenó El regreso del Jedi, y todos soñamos con conducir una speeder bike por los bosques de Endor. Dieciséis años más tarde, el anhelo se repitió con La amenaza fantasma y el podracer que conduce Anakin Skywalker. Pues sueño cumplido gracias a la hoverbike de Malloy Aeronautics.

Tecnología de un universo lejano a la Tierra

Avanzar a 4 patas
Los droidekas de La amenaza fantasma eran unos droides destructores que contaban con un escudo de fuerza. Algo que Boeing patentó recientemente.  También inspiraron el wildcat (abajo), un robot muy guerrero.

Tecnología de un universo lejano a la Tierra

La mano galáctica
En 2011, Florian Lopes perdió tres dedos. Gracias al ingeniero Benjamin Tee, volvió a recuperar la movilidad y la sensibilidad. Tee se inspiró en El Imperio contrataca para crear una piel artificial, similar a la que le implantan a Luke Skywalker.

Precio desmesurado. La prótesis, ya implantada en otros pacientes de EEUU y Escocia, cuesta cerca de 42.000 euros.

A paso militar

Tor Jacob French recorrió los 4.000 km que separan Sídney de Perth (Australia) vestido como soldado imperial con el fin de recaudar fondos para la asociación benéfica Starlight.

OH! Lograma

El campeón de Fórmula 1 Lewis Hamilton junto a un holograma 3D en un evento publicitario en Ámsterdam. Le falta la princesa Leia.

Un pez llamado Greedo

Cuando Jonathan Armbruster, de la Universidad  de Aurburn, vio este pez originario de Brasil, supo cómo lo llamaría, dado su parecido con el secuaz de Jabba el Hutt. Su nombre es Peckoltia greedoi.

El origen

El diseño del casco de Darth Vader se inspiró en el que usaba un samurái del siglo XV, Masamune Date.

Estrella de la muerte

No solo Estados Unidos quiso construir una para defenderse de ataques enemigos. Un vecino de Badajoz, Mario López Sánchez, también solicitó su construcción al ayuntamiento de Montijo, en virtud de leyes no cumplidas.

En Golden Gate Knights, Alain Bloch (centro)  enseña a pelear con sables de luz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades