Coches que lo fían todo al 3

El número mágico ha dejado de ser siete. El tres es el talismán que muchos fabricantes incluyen en su gama para ganar la apuesta del mercado

 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
BMW Serie 3. La tecnología vence a la suerte

Era tan novedoso que cuando se lanzó la primera generación de este modelo, en 1975, el público se quedó desconcertado. No fue hasta comienzos de los ochenta cuando las ventas empezaron a crecer. En la actualidad, es una de las berlinas del segmento "premium" más cotizadas. Basa su diseño en el Serie 7 y también ofrece una variante híbrida.

Mazda 3. Tercera generación, no va más

En algunos países europeos lo conocen como el BMW japonés. Las coincidencias con el modelo alemán están en el 3 que exhiben sobre la zaga y en el elevado volumen de ventas. En el caso del Mazda, las versiones anteriores de este modelo han superado el millón de unidades. En su tercera generación ha mejorado las prestaciones y reducido el consumo.

Audi A3. Juégatelo a un impar: el 3

Fue el primer Audi denominado con un número impar. En la marca alemana tenían la base del Golf y no requería gran esfuerzo comercializar un compacto de lujo que utilizara parte de su tecnología. Lanzado en 1996, el Audi A3 acomete ahora su cuarta generación con la posibilidad de elegir entre varios tipos de suspensión y carrocerías.

Ford C-Max Energie. Tres apuestas energéticas

El aspecto es similar al de cualquier otro vehículo, pero el Ford C-Max Energie, un híbrido enchufable, tiene tres formas de obtener la energía. En primer lugar, las baterías se recargan con la electricidad del propio motor. También pueden hacerlo enchufándose a la red. Y cuando los desplazamientos son superiores a los 34 kilómetros, recurre al tradicional motor de combustión.

Peugeot 308 . El 3 gana más seguido de un cero

En Peugeot tienen registradas todas las denominaciones de coches que tengan un cero tras la primera cifra inicial en homenaje al orificio por el que se introducía la manivela de arranque en los coches antiguos. Este monopolio impidió, por ejemplo, que Porsche pudiera utilizar las cifras 901 para identificar a su emblemático deportivo, en lugar del 911 con el que tuvieron que conformarse. La última generación del 308 pesa menos que la anterior y sus emisiones son más bajas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Consultas