image
Mazda

Todo comenzó, como empiezan todos los saltos cualitativos de nuestra sociedad, por la necesidad de dar solución a un problema físico. Yasuyoshi Mushitani, ingeniero jefe del grupo de desarrollo de dinámica de chasis, de Mazda, sufrió una lesión jugando al fútbol. A consecuencia de ella tuvo que aprender a andar de nuevo y soportar largos meses de fisioterapia. Una situación que, para una mente tan creativa como la suya, supuso una auténtica inspiración. Hablar de su problema con diferentes especialistas le llevó a darse cuenta de que los mecanismos que intervienen en la marcha humana son idénticos a los del ajuste de precisión del chasis y la suspensión de un automóvil.

Paso a paso: el proceso de creación

Cuando las musas llegan, hay que dejarles espacio para desarrollar todo su potencial. Crear un coche inspirado en el ser humano o lo que es lo mismo, humanizar una máquina de tecnología punta, exigía mucha observación (desde el punto de vista científico y artístico), creatividad, dominio del diseño y estilo. Así surgió la inspiración para el nacimiento del nuevo Mazda3.

El hombre y la máquina
image
Nuevo Mazda3

Numerosos estudios e innovaciones posteriores al descubrimiento de Yasuyoshi Mushitani llevaron a los expertos de Mazda a desarrollar una nueva generación de vehículos, que ha supuesto un salto en diseño, en calidad de acabados y en tecnología. Logrando además, una nueva forma de conectar al ser humano con el coche que conduce y que se conoce como Jinba Ittai (la unión entre un caballo y su jinete, llevado por Mazda a la armonía entre coche y conductor). Ambas circunstancias han dado origen al amanecer de una nueva era de coches humanizados, cuyo máximo exponente es el nuevo Mazda3.

El estudio del ser humano
image
Nuevo Mazda3

Con la premisa de que la ingeniería ha de responder a las necesidades de cada conductor y con el objetivo de conseguir una conducción más natural (y lo menos estresante posible) Mazda realizó un estudio exhaustivo del ser humano. Las conclusiones de este estudio han permitido introducir, en todos los elementos del coche, mejoras radicales que lo "humanizan" y que convierten al nuevo Mazda3 en el primer modelo de una nueva generación de Mazda que llega al mercado.

Réplica humana desde el origen
image
Nuevo Mazda3

En palabras de Kota Beppu, director del programa del Mazda3, “para replicar el equilibrio humano natural en el modo en el que conducimos, analizamos con nuevos ojos todos y cada uno de los componentes del vehículo. Todos se diseñaron partiendo de cero de modo que imitaran la capacidad innata de las personas para mantener el equilibrio de forma natural”.

Una arquitectura vertebral
image
Nuevo Mazda3

Uno de los cambios del Mazda3 que más se ha basado en el ser humano ha sido la incorporación de mejoras estructurales, denominadas Skyactiv-Vehicle Architecture.
Gracias a ellas se ha conseguido que los movimientos del coche se produzcan en total armonía con los movimientos naturales del cuerpo. Es decir, que el conductor al volante del Mazda3 sienta que el vehículo se comporta de forma intuitiva, como una herramienta a la que estás acostumbrado (aunque sea la primera vez que coges el coche).
En esa nueva arquitectura intervienen un chasis y una carrocería encargados de recibir la información de la carretera (al igual que nuestros pies) y mitigar el impacto del firme, los baches, etc. Y un nuevo tipo de asientos con una ergonomía basada en la columna vertebral, para maximizar el confort de los ocupantes.

Conexiones orgánicas
image
Nuevo Mazda3

Respecto a la carrocería, se trata de una evolución más del concepto de bastidor recto y de estructura de anillos de Mazda, en la que se han introducido nuevas conexiones diseñadas para contrarrestar sus movimientos y lograr que las oscilaciones sean mínimas (como los cartílagos y tendones del organismo humano).
Traducido al uso común: cada vez que tomas una curva a cierta velocidad, las piernas se tensionan, el cuerpo se balancea y el cuello tiene que neutralizar ese giro para mantener la cabeza recta. Las nuevas conexiones, contrarrestan esos movimientos de la carrocería, para que tú apenas notes el balanceo ni tengas que hacer ningún esfuerzo.
La suspensión también ha sido mejorada. El resultado es una experiencia de conducción en la que los movimientos básicos del vehículo (acelerar, girar, frenar) son totalmente naturales para el conductor.

Un asiento inspirado en ti
image
Nuevo Mazda3

Otro de los puntos fuertes del nuevo Mazda3, sus asientos. ¿Quieres saber por qué son perfectos para cualquiera que se siente en ellos?
A los desarrolladores de Mazda se les planteó el reto de crear un asiento que permitiese mantener una postura cómoda durante un trayecto largo y apta para físicos variados. Para ello mejoraron la geometría y buscaron la constante de elasticidad de cada una de las secciones del asiento (midiendo la firmeza corporal de una amplia variedad de personas y cuantificando los resultados). Después se hicieron numerosas pruebas reales para optimizarla y tras una evaluación detallada de las características humanas, se creó el asiento. Ni demasiado blando, que no ofrezca un apoyo adecuado, ni demasiado duro, que dificulte la circulación y provoque dolores o entumecimiento. ¡Prueba superada!

Probar para creer
image
Nuevo Mazda3

El resultado: un asiento confortable, que no exige ningún esfuerzo al cuerpo, que reduce la fatiga, que sitúa la pelvis en una posición erguida y que mantiene la curvatura en forma de S de la columna.
Pero, como todo, para creer hay que probar. Siéntate y comprobarás que la banqueta y la parte baja del respaldo sujetan los muslos y la pelvis y que la parte superior del respaldo sirve de apoyo a la caja torácica (utilizar el torso y el abdomen como apoyo antes que la pelvis resulta más relajado para conducir, sobre todo en distancias largas). Esta estructura permite al conductor estabilizar la cabeza de forma natural con micromovimientos de la pelvis y la columna sin sentir que realiza ningún esfuerzo.

Pensando en el oído humano
image
Nuevo Mazda3

¿Sabías que el ruido continuado está considerado como un tipo de contaminación? ¿Y que afecta al sistema nervioso, produce dolor de cabeza, reduce la concentración y causa fatiga al conducir? Como parte de las mejoras de la nueva arquitectura del Mazda3, se ha tenido muy en cuenta cómo procesa el cuerpo humano las vibraciones y el sonido dentro del habitáculo.
Así se ha diseñado el interior pensando en reducir al mínimo la rumorosidad del vehículo. Se ha implementado un aislamiento de calidad superior, se han añadido medidas para reducir el ruido de la rodadura (maximizando la función de los amortiguadores y de los neumáticos para que las vibraciones de la carretera se difuminen). Y por último, con sistemas de absorción de alta calidad (en techo y suelos) que suprimen los ruidos y contribuyen a un entorno sin estrés.

Reducir el cansancio
image
Nuevo Mazda3

En cuanto al diseño del habitáculo del nuevo Mazda3, todo se ha estudiado para favorecer el confort y evitar cualquier sensación de estrechez o de incomodidad en el interior. Si te fijas, la palanca de cambios y el mando giratorio se han adelantado para que el brazo forme un ángulo más natural, los pedales también han sido objeto de estudio para favorecer una postura más cómoda, el volante cuenta con una ampliación del ajuste telescópico (un intervalo de 70 mm con 10 mm adicionales para que cada conductor encuentre su posición óptima) y se ha igualado la altura del reposabrazos central con la de las molduras de las puertas para lograr mayor confort. El resultado una conducción sin cansancio y con una visión coherente.

Campo de visión optimizado
image
Nuevo Mazda3

La visibilidad es otro de los parámetros que se han optimizado en el nuevo Mazda3. Si eres conductor habitual, ya habrás comprobado que el pilar A del coche (el nervio o columna que soporta el parabrisas y que une el techo con la carrocería) puede reducir la visión de algunos ángulos de la carretera, generando situaciones comprometidas. Para compensarlo cada conductor busca su truco, ya sea adelantando el cuerpo para compensar la falta de visibilidad o girando la cabeza para ver a través de la ventanilla. Pues bien, en el proceso del estudio del ser humano, los ingenieros de Mazda calcularon el grado de movimiento del cuello y de los ojos para que el panel no moleste al conductor. El resultado ha sido un nuevo diseño del pilar A, más estilizado que reduce sensiblemente los ángulos muertos en la parte delantera del coche y que ofrece al conductor una visión sin interrupción.

En el corazón de todo
image
Nuevo Mazda3

Para darle vida a esta estructura, los ingenieros de Mazda han desarrollado un nuevo motor de la gama Skyactiv. Un motor de gasolina (la versión más avanzada) que ha obtenido la etiqueta ECO gracias a la asistencia de un nuevo sistema M Hybrid. Un motor eléctrico y una batería de iones de litio de 24 V, combinados con el exclusivo sistema de regeneración de energía durante el frenado que garantiza un alto rendimiento y eficiencia.
La unión de estos dos sistemas ofrece un comportamiento muy dinámico con un consumo muy contenido, una mejora notable de la eficiencia y una menor emisión de partículas. Olvídate de restricciones y de protocolos y céntrate en la facilidad de manejo del coche, en que tu tiempo en su interior resulte cómodo y en la sensación de fusión (Jinba Ittai) entre conductor y vehículo.

El despertar de la pasión
image
Nuevo Mazda3

Pero no es solo su sentido innovador y funcional lo que sobresale en la nueva joya de la factoría nipona. Para lanzarlo al mercado con total garantía de éxito, había que captar la atención del futuro conductor al instante, envolverle en su belleza y atraerle sin remisión. No hay que olvidar que el ser humano es auténticamente pasional y un coche diseñado para él tenía que responder a ese carácter emotivo e impetuoso. Por ello, los diseñadores expertos en cálculos, tuvieron que ceder parte de su pensamiento lógico y formal, para convertirse en artistas creativos, olvidarse de números y dejar paso a la inspiración más libre y artística.

Solo el hombre aprecia una obra de arte
image
Nuevo Mazda3

Para el nuevo Mazda3 se buscaba una estética tan sublime y atractiva que despertara respuestas emotivas inmediatas. Es decir, más que un objeto industrial, que lo es, el fin era crear una obra de arte. Con una línea tan elegante que captase la atención de todas las miradas, que hiciera disfrutar a conductores de todo el mundo y que fuera capaz de despertar sentimientos. ¡Ahí es nada!
El nuevo Mazda3 ha sido el primer modelo en adoptar una interpretación más evolucionada del diseño Kodo de Mazda (Alma del movimiento), una nueva etapa de diseño, con categoría de arte, en la que prima la estética japonesa del “Menos es más”. En él se ha eliminado todo lo innecesario para dejar solo la esencia.

Entrar por la vista
image
Nuevo Mazda3

Como ser pasional, el ser humano no es inmune a la belleza y cuando ve algo que le resulta atractivo lo convierte en objeto de deseo. Teniendo esto en cuenta, los diseñadores del nuevo Mazda3 han tratado cada una de sus superficies como si fuesen piezas únicas de artesanía. Desde la forma general del vehículo, límpia, bella, curvada (se han eliminado todas las formas de carácter de otras generaciones), los paneles brillantes de la carrocería (elegantemente curvados para que reflejen el entorno), su línea que parece estar realizada de una sola pieza, (como trazada con una sola pincelada)... Todo está diseñado para que las luces y las sombras produzcan un singular juego de reflejos que cambian a lo largo del día. Una estética, pura emoción y espectacularidad, que entra por los ojos y enamora.

Proteger lo que más vale
image
Nuevo Mazda3

Y un último requisito para que el nuevo Mazda3 emocione a quien lo conduce: sus sistemas de seguridad. En palabras de Kota Beppu, de Mazda, "Nos hemos asegurado de que el coche tenga características excelentes de visibilidad y maniobrabilidad, que son la base de un entorno de conducción deseable. Pero también hemos incorporado un completo equipamiento de seguridad para prevenir los posibles peligros de la carretera". Como el Driver Monitoring, el sistema de frenada de emergencia, la alerta de tráfico delantera, la asistencia de tráfico y crucero, etc.

En cuanto a la seguridad pasiva: se ha creado una carrocería más robusta, con más acero de alta resistencia y se ha combinado con una viga perimetral y bastidores traseros que, en caso de impacto, se deforman en forma de acordeón. ¿La finalidad? Reducir los accidentes al mínimo y proteger mejor a los ocupantes.

Todas las mejoras, basadas en el ser humano, que se han sumado al nuevo modelo de Mazda están pensadas para que tus desplazamientos diarios se conviertan en un viaje lleno únicamente de experiencias positivas. Si su belleza y concepto te han conquistado, ¡pruébalo e incorpóralo a tu vida!

Más de Tecnología