Llegar adonde no llegamos

Robots de investigación extrema

image
Pingüinos espía. Lo último de Festo son estos robots pingüinos, que se usarán para estudiar el entorno de estos animales en su hábitat natural.

Imitar a la naturaleza artificialmente permitirá dotar con sus superpoderes a los robots del futuro.

Así, por ejemplo, la Universidad de Pittsburg acaba de desarrollar unos robots capaces de subir “pegados” a paredes y techos. ¿Cómo?

Gracias a que sus ruedas imitan el material que permite a las ventosas naturales de los lagartos geckos trepar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

También se consigue crear robots que brinquen como saltamontes y se muevan sobre el agua como libélulas.

E incluso gusanos que puedan meterse hasta donde nosotros jamás podríamos acceder.

Otra razón por la que se crean máquinas que imitan animales es para camuflarlas en su hábitat y estudiar el entorno o a sus iguales.

Este es el caso de los peces robóticos creados por laUniversidad inglesa de Essex, que están siendo utilizados para analizar la calidad de las aguas y los niveles de contaminación de las costas gallegas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología