Que trabajen otros

En internet cooperar es lo natural. La mayoría de las empresas que se ponen en marcha no cuentan al salir con el equipo humano suficiente para cubrir todos los frentes, y sin embargo, salen adelante.

¿Magia? No, crowdsourcing. ¿Y esto cómo se traduce? En la decisión consciente de pedir ayuda a la comunidad de usuarios para que coopere en el desarrollo de nuestro proyecto empresarial, confiando en que las masas generan conocimiento útil. Y abarcan casi todos los campos: diseñadores, estrategas para el plan de negocio, desarrolladores de software libre o consultores de producto. Este modo outsourcing tan peculiar y rentable (para el que ayuda, también) se ha revelado tan eficaz que ya no solo es cosa de pequeños emprendedores, sino que la propia Lego buscó diseñadores de robotitos, y Sony y Coca-Cola se aprovechan de la creatividad publicitaria de los internautas. Visto el éxito, el Massachusetts Institute of Technology recompensa las aportaciones de voluntarios a su programa de experimentos de robótica.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología