Estos son los 12 dilemas morales que plantea la realidad virtual

Divertida, terapéutica, magnífica para entrenar destrezas. Pero también acompañada de efectos secundarios: mareos, adicción, falsos recuerdos o nuevos dilemas morales. ¿Estamos aún a tiempo de legislarlos?

Ver y, sobre todo, sentir algo como si fuera verdad. Ese “como si” encierra la clave de un mundo completamente nuevo, con toda una batería de posibilidades por debatir:

1.- Si alguien copia tu avatar, ¿es suplantación de identidad? ¿A partir de cuántos píxeles?

2.- ¿Puede denunciarte alguien por haberle dado una paliza virtual en un juego?

Publicidad - Sigue leyendo debajo

3.- ¿Cómo convencer a tu hijo de que ya no hay dinosaurios cuando recuerda haber jugado entre ellos en el campo?

4.- ¿Puedes encerrar por pedofilia a quienes la ejerzan en un juego virtual? ¿Y si así no molestaran a niños reales?

5.- ¿Seguirá horrorizándote matar después de jugar todos los días a ello?

6.- ¿Podemos obligar a criminales a ponerse en la piel de sus víctimas con simulaciones de VR?

7.- Un juego para sentirse un trabajador de las Torres Gemelas el 11/6, ¿es sensibilización o regodeo en el horror?

8.- ¿Se podrá prohibir convertir en protagonista de anuncios virtuales a quien no pueda permitirse los servicios o productos que anuncian?

9.- ¿Cómo se controlará el uso de nuestros datos personales registrados por las simulaciones?

10.- ¿Y si tu avatar te gusta más que tú y no quieres volver a ver tu realidad (analógica)?

11.- Las relaciones sociales en esos entornos, ¿serán totalmente equiparables a las de verdad?

12.- ¿Se podrían proponer juegos de venganza cruel para víctimas de delitos terribles o para sus familiares?

La obra de teatro The Nether explora los usos oscuros de la RV y su repercusión social.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades