Brazos para un TORO

Empezó con una cámara sobre dos piernas. En cuatro años, este robot ya tiene un cuerpazo

image
El robot se ha convertido en un mocetón con pinta de superhéroe.

Con este nombre bovino se conoce al robot que están desarrollando en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR). Su misión es servir como banco de pruebas para tecnologías que se incorporarán a otras máquinas capaces de reaccionar y desenvolverse en entornos completamente nuevos, como zonas catastróficas y planetas por explorar. Para ello, sus ingenieros acaban de completarle la anatomía con unos flamantes y ligeros brazos, similares a los apéndices utilizados en las cadenas de montaje de automóviles. Ahora deberá aprender a utilizarlos en tareas como abrir puertas, calculando variables como cuánta fuerza debe aplicar y cuándo debe dejar de ejercerla a partir de la información que le proporcionan sus sensores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Cuando la supere, aprenderá a utilizar las robustas piernas con las que ya camina para subir y bajar escaleras, dando así un paso más hacia su completa independencia.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Curiosidades