Peter Molyneux

Crear juegos dotados de inteligencia artificial es su obsesión. Tanto, que sus anteriores trabajos son conocidos como “simuladores de Dios”. En octubre lanza Fable II.

Encontramos a sir Peter, uno de los grandes de los videojuegos, en Londres presentando Fable II, un videojuego de clara inspiración rol en el que se prometen personajes casi reales y gran libertad de movimientos.

Pregunta: ¿Qué le falta a este nuevo Fable para ser perfecto?
Respuesta: Hemos llegado tan lejos como la tecnología nos ha permitido. Sin embargo, todavía hay un largo camino para alcanzar el máximo potencial tecnológico y creativo.

Pregunta: ¿Hasta dónde llega la libertad de movimientos del jugador?
Respuesta: Tiene infinitas posibilidades. En el caso de las decisiones morales, ya no se tratará de elegir entre la opción buena y la opción malvada, sino que en cada situación, el jugador se enfrentará a decisiones muy complejas. Por ejemplo, el jugador recibirá el encargo de un padre de buscar a su hijo desaparecido. Al asumir la misión, el protagonista descubrirá que el hijo es un asesino despiadado. Así que tendrá varias elecciones: llevarle ante un tribunal para conseguir fama personal, aliarse con él, llevarle con su progenitor o matarle delante del padre, como escarmiento.
En mi caso, probablemente le llevaría ante un juez, para así convertir a mi personaje en un héroe, aunque sé que la mayor parte de los jugadores se lo devolverán a su padre, para sentirse mejor.
Este es solo un ejemplo de cómo ya no existe frontera entre lo bueno y lo malo, y una decisión con un resultado objetivamente bueno (arrestar a un criminal) puede tener motivaciones egoístas (conseguir fama o fortuna), y un acto aparentemente malo (no denunciar a un criminal ante las Autoridades) podría tener un resultado bueno (la rehabilitación del asesino ante los ojos de su padre). Vamos, como la vida misma.

Pregunta: Además del odio y el miedo, el amor también afectará a las características del personaje. ¿Cómo se introduce este sentimiento en un juego?
Respuesta: El amor está presente en cada rincón. Esta emoción humana intervendrá en cada secuencia del juego. El protagonista tiene esta vez lazos emocionales con cada personaje: su familia, su pareja, sus amigos y, sobre todo, su perro, al que hemos dotado también de personalidad propia.

Pregunta: ¿Es un juego para expertos?
Respuesta: No. Hay tantas formas de avanzar en la historia que, mientras los más expertos podrán finalizar la partida habiendo superado todos los retos, los novatos lo harán habiéndose divertido tomando únicamente los elementos de la historia que deseen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Personajes