El láser que enfría

Permitirá refrigerar máquinas enormes

image
El láser enfriando sulfuro de cadmio, un semiconductor binario del grupo II-VI que despierta un gran interés ya que tiene múltiples aplicaciones para la tecnología moderna.

Increíble pero cierto. El último descubrimiento realizado por científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang podría permitir cambiar los actuales sistemas de refrigeración, dañinos para la capa de ozono, por un revolucionario sistema de enfriamiento por láser.

Este descubrimiento, publicado en la revista Nature, podría tener muchas más aplicaciones. Por ejemplo, entre los grandes aparatos que esta nueva tecnología podrá mantener a pleno rendimiento y sin calentarse estarían grandes máquinas de resonancia magnética o gafas de visión nocturna o por satélite, que necesitan sistemas muy potentes de refrigeración mucho más compactos que existen en la actualidad. Pero además de para grandes máquinas, también podría ser útil para aparatos más pequeños como nuestros ordenadores, tablets o smartphones. ¿Cómo? Gracias a esta tecnología se podrían crear alucinantes chips capaces de enfriarse a sí mismos, alargando la duración de la batería y la vida útil de los dispositivos.

El profesor responsable del estudio, Xiong Qihua, logró enfriar un semiconductor desde los 20ºC a -20ºC. Antes de esto, el enfriamiento de los semiconductores por láser nunca se había probado. "Los resultados iniciales que hemos publicado en Nature muestran que es posible enfriar por láser un semiconductor hasta la temperatura del nitrógeno líquido. Estamos tratando de obtener una temperatura aún menor, como la del helio líquido" dijo el profesor Xiong.

"Si somos capaces de aprovechar las bondades de la refrigeración láser, significaría que los dispositivos médicos que requieren refrigeración extrema, como la resonancia magnética que utiliza helio líquido, podrían sustituir sus voluminosos sistemas de refrigeración por un dispositivo de refrigeración óptica", afirma Xiong. "Además", añade, "también acabaría con la necesidad de utilizar compresores y refrigerantes en las neveras o los aparatos de aire acondicionado que tenemos en nuestras casas y coches, contribuyendo así al ahorro de espacio, energía y gases de efecto invernadero que son perjudiciales para nuestra capa de ozono."

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias