La 'visa' del futuro

Nuevos medios de pago online

Si se cumplen las previsiones del sector, en 2020 la mitad de las transacciones comerciales de la red se hará desde el móvil. Por lo pronto, los pagos por internet ya representan el 50% del negocio de Visa. Así que hay que ir adaptándose, porque, a día de hoy, después de un buen rato buscando, comparando calidades y precios, modalidades de envío y demás detalles, pagar es un vía crucis: metes tu nombre, tus apellidos, tu dirección, tu número de tarjeta, tu número de seguridad...

Y si el importe es grande, espera el SMS de confirmación de tu banco y mete el código. “Es muy farragoso, queríamos simplificar el proceso”, cuenta en Londres a Quo el responsable de lanzar un nuevo medio de pago electrónico de Visa, Mark Giffin. La multinacional de pagos aprovechó los Juegos Olímpicos para presentar V.me, y competir así con la existente PayPal, y adelantarse a Google Wallet, que ya funciona en EEUU: “Te registras una sola vez en el servicio –por medio de tu banco– y le asocias las tarjetas que quieras.

A partir de entonces, basta con que des tu email de usuario y contraseña en la tienda virtual”, detalla. Como puedes registrar en él todas las tarjetas (hasta 10, y aunque sean de otras compañías de crédito), cada vez te deja elegir con qué “plástico” pagar. Eso sí, la web comercial debe tener implantado el sistema. Visa lanza este monedero virtual este otoño en España, nos cuenta Andrea Fiorentino, vicepresidente de pago con móvil en el sur de Europa de Visa: “Es muy seguro. El dueño del comercio no ve la tarjeta del comprador; ese proceso solo lo ve el banco”.

Y como todos estos nuevos servicios de pago online, ya hay aplicaciones para móviles y tabletas. Pero se avecina otro modo más de pagar con el teléfono, aunque de modo presencial. Las telefónicas y las empresas de tarjetas de crédito están cerrando acuerdos para que, con solo acercar el móvil a un terminal especial (contactless), se emita una radiofrecuencia que realice el pago. Para ello solo harán falta dos elementos: que el móvil lleve incorporado un chip –o una partición de la SIM– que sustituya a tus tarjetas y que tengas instalada una aplicación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias