Microsoft + Yahoo =?

Mucho se habla de las millonarias cifras de la compra-venta, pero ¿y qué ocurre con los internautas?

image
Una fusión que podría cambiar internet

Se ha convertido en el culebrón tecnológico de este año: ¿Comprará Microsoft a Yahoo!? El “ring” ya tiene a sus protagonistas: por un lado, los dispuestos a vender, como Carl Icahn. Este inversor multimillonario, que posee el 4,98% de las acciones de Yahoo!, ha conseguido un puesto en el consejo de administración, tras renunciar a derribar la cúpula de la compañía para colocar consejeros favorables a una posible venta.
Por otro lado, los reacios, con Jerry Yang, consejero delegado y cofundador de Yahoo!, a la cabeza. Aunque la entrada de Icahn en el consejo ha supuesto reducir las posibilidades de venta, según los expertos, también es cierto que la caída de los beneficios del portal debilita la postura de los “anti-compra”. Y para complicarlo todo un poco más, un informe asegura que Microsoft y Yahoo! han ganado en participación en el mercado de las búsquedas por Internet en junio, en detrimento de Google. La junta de accionistas, en agosto, va a ser cualquier cosa menos tranquila. ¿Conoceremos entonces el futuro de esta compañía?
Ahora bien, la vorágine de cifras, vaivenes bursátiles y movimientos de accionistas está dejando en un segundo plano sus posibles consecuencias para los usuarios. La verdad es que poco o nada se sabe al respecto. En el aspecto tecnológico, poco pueden hacer a día de hoy para superar el motor de búsqueda de Google. No obstante, las mejoras podrían venir por otros sitios. En los foros de Dirson, la web en español que más sabe de Google, algunos usuarios creen que podría beneficiar a los internautas que incluyen publicidad contextual en sus webs, un mercado que Google lidera por goleada.
Por su parte, algunos blogueros opinan que Microsoft sólo hará un lavado de cara con su estilo a los servicios que ofrecía Yahoo!, y que usarán tecnologías sin mucho futuro. En este sentido, Enrique Dans, experto del Instituto de Empresa, cree que muchos usuarios renunciarían a utilizar los nuevos servicios ante la animadversión que supone la marca Microsoft.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias