¿Cuánta gente ha muerto ya a bordo de un coche autónomo?

Un nuevo informe del Consejo Nacional para la Seguridad en el Transporte de Estados Unidos señala la cifra

image
ROBIN VAN LONKHUIJSEN/AFP/Getty ImagesGetty Images

Este jueves se ha publicado un nuevo informe, por parte del Consejo Nacional para la Seguridad en el Transporte en el que señalan que el pasado 1 de marzo, un vehículo con el sistema Autopilot, de conducción autónoma de un Tesla Model 3 se estrelló contra un camión. El accidente se produjo en una autopista de Florida (Estados Unidos) causando la muerte a su conductor, Jeremy Beren Banner, el único pasajero a bordo.

De acuerdo con el informe, el sistema Autopilot, estaba activo cuando el vehículo colisionó contra un camión con remolque. Los investigadores revisaron las imágenes de la cámara de a bordo y los datos preliminares del vehículo y encontraron que ni el conductor ni el piloto automático "ejecutaron maniobras evasivas" antes del accidente.

El Autopilot a bordo del Model 3, según el informe, se había activado apenas 10 segundos antes del choque: “Desde menos de 8 segundos antes del choque hasta el momento del impacto, el vehículo no detectó las manos del conductor en el volante – señala la NTSB –. El vehículo viajaba a 68 mph (109 km/h) cuando se estrelló. El techo del Modelo 3 se desprendió al golpear el remolque del camión, pasó por debajo y luego se detuvo a 1.600 pies (casi 490 metros) de distancia”.

En un comunicado, Tesla confirmó esa serie de eventos. "Estamos profundamente tristes por este accidente y nuestros pensamientos están con todos los afectados por esta tragedia. Los conductores de Tesla han registrado más de mil millones de millas con el piloto automático activado, y nuestros datos muestran que, cuando los usa un conductor atento que está preparado para tomar el control en todo momento, son más seguros que los que operan sin asistencia. Durante los últimos tres trimestres hemos publicado datos de seguridad trimestrales directamente de nuestros vehículos, que demuestran esta afirmación”.

Con esto, las muertes a bordo de vehículos autónomos ya suman 4 en total. La primera de ellas se produjo en mayo de 2016, en circunstancias muy similares: en Florida, con un vehículo de Tesla (en este caso un Model S) y en un choque contra un camión en el que murió Joshua Bown.

La NTSB también abrió un expediente en este caso y sus conclusiones fueron bastante claras: "El examen de NHTSA no identificó ningún defecto en el diseño o rendimiento ... ni incidentes en los que los sistemas [Piloto automático] no funcionaron como se diseñaron”.

Además de los frenos automáticos y las advertencias de colisión, los sistemas de piloto automático incluyen control de crucero adaptable y dirección automática para mantener el automóvil en el centro de su carril. El informe señala que los sistemas de piloto automático requieren que el conductor esté atento y preparado para tomar el control y que sus limitaciones están especificadas en el manual del propietario. En este caso el sistema llevada dos minutos sin detectar la presencia de las manos del conductor en el volante: la última acción fue establecer la velocidad de crucero a 74 mph (119 km/h). En el caso de Jeremy Beren Banner habían pasado solo 10 segundos.

Respecto al primer accidente, Tesla dijo que para el sistema, visualizar un remolque blanco contra un cielo claro, consistió en un desafío más complejo de lo que estaba preparado para resolver.

El tercer incidente se produjo el 23 de marzo de 2018 cuando Wei Huang conducía un Model X (Tesla) en Mountain View, California. Según el informe de la NTSB, “las manos de Huang fueron detectadas en el volante por un total de 34 segundos, en tres ocasiones diferentes, en los 60 segundos previos al impacto”. La NTSB también confirma la posición de Tesla de que el vehículo no detectó las manos del conductor en el volante en los seis segundos anteriores al choque. También es cierto que hubo dos alertas visuales y una alerta auditiva para que el conductor coloque sus manos en el volante, pero esas alertas se realizaron más de 15 minutos antes del choque.

Esto es un punto importante que destacan los expertos de Tesla y la NTSB: el sistema Autopilot, pese a ser un sistema de conducción autónoma, requiere que el conductor tenga las manos en el volante en todo momento y sea capaz de reaccionar ante una emergencia.

Finalmente, el cuarto accidente fue el 20 de enero de 2016, un choque contra un camión de limpieza y provocó la muerte de Gao Yaning. El choque se produjo en Handan, China. Al ocurrir en otro país la NTSB no llevó a cabo un informe. Lo que sí se sabe es por medio de Tesla. En este caso el Autopilot también estaba activado y que advirtió en varias oportunidades al conductor. Po las imágenes de la cámara de a bordo, se sabe que ni el conductor ni el Autopilot realizaron ninguna maniobra a pesar de que el vehículo de limpieza “se pudo ver durante casi 20 segundos”.

Después del accidente, Tesla actualizó el sistema de modo que si un conductor ignora las advertencias repetidas para recuperar el control del vehículo, no podrá utilizar el piloto automático durante el resto del viaje.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Noticias