Ya estábamos tardando. La cuestión era sumar dos más dos. Si el cine porno usara maletas, el equipaje con ruedas se hubiera inventado hace siglos. Pero como las escenas de sexo en coches son muy socorridas, en la industria del cine erótico sumaron dos más dos y se aprovecharon de la conducción autónoma de un Tesla para filmar una escena.

La responsable de hacer viral esta noticia fue, por un lado la actriz, Taylor Jackson y la propia web que en sus páginas de redes sociales comentaron la escena y le enviaron un recado irónico a Elon Musk, director de Tesla: “Denunciaremos a los actores por quitar las manos del volante”.

image

Taylor Jackson

El mensaje no debería sorprenderle a Musk teniendo en cuenta que tres años atrás afirmaba que “a partir de hoy, todos los vehículos de Tesla producidos en nuestra fábrica, incluido el Modelo 3, tendrán el hardware necesario para una capacidad total de auto conducción a un nivel de seguridad sustancialmente mayor que el de un conductor humano”.

image

Pornhub

Obviamente aquí hay varias posibles transgresiones a diferentes leyes. Dependiendo del estado de Estados Unidos dónde se encuentren, la conducción autónoma puede ser ilegal (de los 50 estados, hay 21 en los cuales está prohibida). A eso se le suma la prohibición de mantener relaciones sexuales en lugares públicos. Y si unimos las dos…

Más allá de los anecdótico, lo interesante es ver cómo la tecnología plantea dilemas para los que aún no estamos preparados para responder.

Juan Scaliter