Dilema I: El robot niñera

De cómo un robot niñera demostró la nobleza de su especie

Luego puedes mirarAQUÍ LA SOLUCIÓN

Robot
El protagonista del primer cuento, Robbie, fue fabricado por US Robotics en 1989 como niñera. Pertenece a la era de los no par­lantes, y su cerebro positrónico es básico. Está recubierto por una capa metálica suave que se mantiene a temperatura constante y, al tocarlo, imita el tacto de la piel humana.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

La historia
George Weston, un próspero hombre de negocios neoyorquino, compra a Robbie para que cuide de su hija Gloria, y tal es el éxito de la adquisición, que este se convierte en el mejor amigo de la niña. Sin embargo, esta amistad no es aceptada por la madre de Gloria, quien insiste en no estar tranquila “confiando su hija a una máquina sin alma”. Así, convence a su marido de que devuelva el robot, y Gloria cae en una profunda depresión. Para que entienda que Robbie no es un ser vivo y lo olvide, llevan a la niña a visitar la fábrica de US Robotics. Allí, la niña se encuentra con su amigo y, cuando corre a abrazarlo, se interpone en la trayectoria de un tractor, que amenaza con aplastarla. Robbie le salva la vida.

El dilema
¿Pueden volverse peligrosas máquinas inteligentes, buenas y programadas para salvarnos, pero sin alma?

LAS TRES LEYES DE LA ROBÓTICA
1.- Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.
2.- Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto cuando estas órdenes se oponen a la primera Ley.
3.- Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera o segunda Leyes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología