Cómo nadar con ropa

Es como andar bajo el agua

image
Pesas más, pero el cuerpo tiene a dejar la cabeza fuera.

No es tan improbable: estás de paseo en un ferry o en el velero de un amigo y naufragas. Que sepas que el cuerpo tiende a mantener la cabeza a flote, pero si el agua está revuelta, también podrás descansar boca abajo sin ahogarte.

  1. Tranquilidad. Es básica para no agarrotarte. Para aguantar hasta que te salven, deja el rostro sobre el agua y estira los brazos hacia adelante. Si estás relajado, verás que flotas justo por debajo de la superficie.
  2. Respira. Levanta la cabeza, expulsa el aire hasta vaciar los pulmones y vuelve a llenarlos del todo. No lo hagas muy rápido, eso cansa más. Bracea un poco para sacar la cabeza. Toma el aire que puedas. "Pedalea" en el agua para sobresalir un poco. Aparta el agua con los brazos.
  3. Descansa. Ya puedes volver a la posición inicial: la cara sumergida, y los brazos y las piernas estiradas y relajadas todo lo posible. Estira y relaja brazos y piernas para descansar.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos