Cómo conseguir agua

¿Y si se te derrama la cantimplora?

image
Cualquier trapo o tela pueden servirte.

Cómo recoger agua

  1. Átate a los pies dos telas absorbentes, como una camiseta o vendas que lleves en el botiquín. Ahora, pasea por la hierba. El atardecer y el amanecer son buenos momentos, porque hay más rocío.
  2. Cuando los trapos estén bien húmedos, retuércelos y escúrrelos en un recipiente, o en la propia cantimplora (si la llevabas). Y trata de no comer proteínas, porque luego exigen más agua para digerirlas.
    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    A.- Pon piedras a cada lado, para sujetar la lona.

    B.- Mientras duermes, el agua se condensa en los cantos.

    C.- Asegúrate de que no hay rendijas ni rotos.

    D.- Quita las piedras, y abajo estará el agua filtrada.

    Dos métodos para filtrarla

    A) un filtro de trípode

    Si no encuentras palos rectos, busca ramas jóvenes, que se pueden enderezar más fácilmente.

    Coloca tres trapos atados con nudos a los tres palos. En cada uno pon grava ordenada por capas, de más fina a más gruesa, para que retenga partículas.

    Si tienes varios tipos de tela, pon los más gruesos arriba (una camiseta o trapo) y los más finos abajo (seda de paracaídas o nailon). Vierte el agua y caerá sobre el recipiente que pongas abajo.

    B) un filtro de botella

    Publicidad - Sigue leyendo debajo

    Corta la base de una botella de plástico o hazle un agujero en el fondo. Donde estaba el tapón, ata una tela fina que sujete la arena y sirva de último filtro.

    Ahora, echa las diferentes capas de piedras y gravas, empezando por la más fina y siguiendo hacia las más gruesas.

    Asegúrate de que las capas son uniformes y se asientan bien.

    Si no tienes botella, puedes usar un calcetín.

    Cambia la tela final después de cada día de uso.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos