A todas luces

En Europa, 13.000 muertes al año están relacionadas con accidentes nocturnos de carretera. Para que la cifra disminuya, los científicos desarrollan nuevos sistemas de iluminación que simulen un falso día

image
El Honda CR-Z es uno de los prototipos dónde se aplica la luz azul para evitar la somnolencia.

Luz azul para permanecer despiertos. Los ingenieros de Honda tienen muchos datos para mejorar la seguridad en el automóvil. Saben que cuando el cerebro “sospecha” que es de noche, da una orden a la glándula pineal para que segregue melatonina, también conocida como la hormona del sueño.

Para paliarlo han aplicado a sus prototipos un estudio desarrollado por el científico Burkard Wördenweber, quien sostiene que introduciendo una luz azul de 464 nanómetros en cualquier parte del salpicadero se altera el hipotálamo y el cerebro cree que es de día. Esta medida podría evitar más de un 30% de las muertes por accidente de carretera que se producen durante la noche.

LED: un milímetro lleno de física. Los faros con tecnología LED tienen una eficiencia energética cuatro veces mejor que la de una lámpara halógena común. Y para 2018 se espera que esta superioridad sea ocho veces mayor. En cuanto a la seguridad, se prenden a una velocidad diez veces más rápida que una bombilla convencional, además de que su vida útil excede incluso la del mismo vehículo, y será raro que un LED llegue a fundirse.

Las posibilidades que ofrecen a la hora del diseño de los grupos ópticos son mucho mayores, ya que su tamaño apenas llega a un milímetro, no más que una mota en el dedo.

Engaña a tu pupila. Expertos en neurorrobótica han comprobado que cuando disminuye la luz de nuestro entorno se produce una merma en la visión, aunque miremos fuera. Si el habitáculo del coche está oscuro, vemos peor. Para corregir este problema han desarrollado un difusor de luz en el techo del coche, que no deslumbra.

Tecnología militar para detectar peatones. Se trata de un sistema con un alcance tres veces mayor que el de las luces de cruce. Desarrollado por Bosch, unos focos infrarrojos rastrean la vía y, con la ayuda de una cámara situada tras el parabrisas, detecta peatones imperceptibles para el ojo humano. Los resultados se ven en una pantalla.

Pilotos listos. Mucho más eficaz que la conexión entre automóviles por GPS es el sistema de información que propone Intel. A través de los pilotos se podrá enviar información al coche que le sigue a una velocidad de transmisión cercana a los 10 Mbps.
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Tecnología