Un estudio de excrementos milenarios ha revelado un «evento de extinción» en las bacterias del intestino humano

En el intestino humano habitan gran cantidad de bacterias y otros microorganismos que participan en la digestión y nos protegen frente a diferentes enfermedades. El conjunto de estos organismos se llama microbiota. Un estudio realizado por la Universidad de Harvard ha revelado que el ecosistema de bacterias presentes en el intestino humano ha cambiado radicalmente en los últimos siglos.

Durante esta investigación se estudiaron excrementos humanos de hace más de 1.000 años de asentamientos indígenas encontrados en Utah y México. Los científicos extrajeron el ADN presente en estas heces y lo analizaron con el objetivo de identificar y caracterizar las bacterias que había en su interior.

La extinción de las bacterias intestinales está relacionada con enfermedades «modernas» como la diabetes, la obesidad y las alergias

Este estudio reveló que la microbiota del intestino de los humanos de hace 1.000 años en América era diferente al que tenemos actualmente. Además, los datos muestran que durante este último milenio han desaparecido docenas de especies que habitaban en el intestino. Aleksandar Kostic, autor principal, indicó que nuestra microbiota ahora es menos diversa y que es algo que ya no recuperaremos.

Los investigadores concluyeron que la perdida de la diversidad microbiana de nuestro intestino puede estar relacionada con la industrialización y el consumo de antibióticos. La industrialización provocó un cambio en la dieta de las personas y las bacterias de la microbiota intestinal no pudieron adaptarse rápidamente. Esta hipótesis se reforzó al observar que aquellas personas que actualmente habitan en zonas no industrializadas poseen una microbiota más diversa.

También vincularon la pérdida de microbiota con el consumo de antibióticos, ya que tras analizar las bacterias presentes en la microbiota intestinal actual comprobaron que estas presentan marcadores de resistencia a los antibióticos.

Este evento de extinción que ha afectado a las bacterias intestinales se ha relacionado con una mayor prevalencia de enfermedades «modernas» como la diabetes, la obesidad y las alergias.

El análisis de estos excrementos antiguos también permitió el análisis del genoma de 181 especies de bacterias diferentes, muchas de las cuales no se encuentran en el intestino de los humanos actuales. También permitió conocer la dieta de los antiguos habitantes de estas zonas. Las muestras recogidas del yacimiento de Utah sugerían una dieta de hambruna compuesta por arroz, higos y saltamontes.

REFERENCIA

Reconstruction of ancient microbial genomes from the human gut