1000 OVNIS en dos meses. Una cifra récord de avistamientos de Objetos Voladores No Identificados durante los dos meses más álgidos de la pandemia solo en EE.UU

Según los datos recopilados por el National UFO Reporting Center, en los meses de marzo y abril del año pasado, en Nueva York, coincidiendo con el punto más álgido de la pandemia por el coronavirus, se denunciaron más de 300 casos de avistamiento de objetos no identificados. Y en el resto de Estados Unidos se alcanzaron los 1.000, una cifra récord.

La imagen superior es una captura de uno de los vídeos captados por la Armada estadounidense en los que se pueden observar tres objetos voladores no identificados (ovnis). Fueron grabados por militares.

Rafa Mingorance, autor del canal de YouTube Diario Vivo Nueva York, lo explica en este vídeo:

Texto Rafa Mingorance

Entre marzo y abril del año pasado, los meses de confinamiento más estrictos a causa del coronavirus, creció el número de alertas sobre fenómenos extraños que habían sucedido en el cielo de la ciudad. ¿De qué clase de fenómenos estamos hablando? Y otra pregunta ¿Por qué creció tan rápido el número de denuncias?

A causa de la COVID-19, las calles de Nueva York se quedaron desiertas y esa situación hizo posible que disminuyera la contaminación lumínica y medioambiental. Las noches se hicieron largas y muchas personas empezaron a mirar al cielo desde sus ventanas.

Esa situación fue la que hizo posible que creciera tan rápido el número de alertas sobre supuestos fenómenos aéreos un tanto extraños.

Según los datos recopilados por el National UFO Reporting Center, tan solo en los meses de marzo y abril del año pasado, en Nueva York se denunciaron más de 300 casos de avistamiento de objetos no identificados. Y en el resto de Estados Unidos se alcanzaron los 1.000, una cifra récord.

La gran mayoría de los avistamientos que se comunican son satélites, drones o murciélagos

¿A qué clase de fenómenos nos referimos? ¿Son extraterrestres que, en plena pandemia, han decidido invadir la Tierra? En este punto, conviene dejar claro que ‘un objeto volador no identificado’ se trata tan solo de eso. Al final, la gran mayoría de los avistamientos que se comunican son satélites, drones o murciélagos.

Un ejemplo serían los satélites pequeños que lanzó SpaceX, la compañía espacial privada que es propiedad del multimillonario Elon Musk. Estos satélites, diseñados para llevar internet a zonas remotas, se ven desfilar brillantes en el cielo antes de alcanzar la órbita alrededor de la Tierra. Fueron muchas las personas que, en las redes sociales, especularon con la idea de que fueran OVNIS.

Y si la mayoría de los avistamientos son satélites, drones o murciélagos, ¿cómo podríamos definir a la pequeña porción de objetos no identificados que siguen siendo un misterio?

Los vídeos en posesión de la Armada de los EE.UU forman parte de un programa poco conocido del Pentágono que se llama ‘Programa Avanzado de Identificación de Amenazas Aeroespaciales’. El Departamento de Defensa publicó los videos para responder a las especulaciones paranormales que circulaban en internet. Los fenómenos aéreos de los videos siguen caracterizándose como ‘no identificados’.

Uno de los objetos extraños tiene forma de peonza y se mueve contra el viento. Fue detectado por el piloto de un caza F-18 de la Marina. Al verlo se quedó sorprendido y decidió informar a sus superiores de aquella presencia.

El objeto no identificado estaba a 9.000 metros de altura, no tenía motores visibles ni dejaba estela de gas a su paso. Además, se movía a una velocidad increíble. Todo aquello era extraño porque estuvo presente 12 horas y para moverse, durante todo ese tiempo, se requería una gran cantidad de energía.

¿Cómo es posible que aquel objeto fuera capaz de algo así? Quizá fuera uno de los que sobrevoló Nueva York, todavía no lo sabemos. Quizá fuera otro similar.

El New York Times entrevistó a los pilotos y todos ellos dijeron que se produjeron situaciones de peligro. Los aviones pasaron tan cerca de los objetos no identificados que hubo una posibilidad real de colisión. También comentaron que aquellos objetos volaban a grandes velocidades y luego paraban en seco. De pronto, volvían a acelerar y hacían figuras en el aire.

Todo eso es imposible lograrlo con una tripulación humana dentro del artefacto. La velocidad no mata a una persona, pero acelerar y frenar en seco a tanta altura sí puede hacerlo. Nadie en el Departamento de Defensa estadounidense sugiere que sean objetos extraterrestres y los expertos dicen que este tipo de fenómenos tienen una explicación sencilla.

La gran mayoría de los casos suelen ser efectos atmosféricos o bien fallos técnicos en los radares. Pero también existe otra posibilidad más preocupante que las anteriores. Quizá Rusia o China utilicen ya nuevas tecnologías de aviación que acaben convirtiéndose en una amenaza para Estados Unidos.

El ‘salto tecnológico’ de las potencias rivales es el punto que más preocupa al Pentágono. Los expertos se centran en analizar dos aspectos clave: ‘qué son en realidad este tipo de artefactos’ y ‘cómo funcionan’. Y dejan claro que OVNI no significa necesariamente extraterrestre.

Investigadores en temas de seguridad han revelado, basándose en información clasificada, que sí han ocurrido choques entre aviones de combate y OVNIS. Pero el acceso a estos materiales recuperados de las colisiones están prohibidos a todas aquellas personas que no tengan autorización.

Más en Diario Vivo Nueva York: