Un estudio relaciona los ronquidos en los niños con problemas de hiperactividad y falta de atención y encuentra que la morfología de sus cerebros es diferente.

Muchos estudios ya han señalado la importancia de tener un descanso adecuado por las noches. Dormir bien mejora la memoria, nuestro humor y la salud. Ahora un estudio realizado por la Universidad de Maryland en EEUU ha relacionado los trastornos respiratorios obstructivos del sueño, ronquidos y apnea, con problemas de comportamiento en los niños.

Durante esta investigación seleccionaron a niños de entre nueve y diez años que roncaban de manera habitual, al menos 3 noches a la semana. A continuación estudiaron sus cerebros mediante técnicas de neuroimagen como, la tomografía o la resonancia magnética. Al comparar sus resultados con los de otros niños sin trastornos respiratorios del sueño detectaron ciertas diferencias.

La morfología del cerebro de aquellos niños que roncaban era diferente.  Se comprobó que el lóbulo frontal  había sufrido cambios en su estructura, había disminuido el grosor de la materia gris en esta zona y forma de las circunvoluciones también estaba modificada.

Esos cambios observados en las diferentes zonas del cerebro pueden estar inducidos por la interrupción del sueño y por la hipoxia intermitente producida al obstruirse las vías respiratorias. Y  se han relacionado directamente con problemas en el comportamiento de los niños como, falta de atención o la hiperactividad.

Los científicos también indican que estos trastornos respiratorios obstructivos del sueño en ocasiones pueden ser reversibles.  Por este motivo sugieren que se realice un seguimiento a los niños que sufren esta patología. En ocasiones los ronquidos pueden verse favorecidos por factores como la obesidad o estar producidos por las vegetaciones o las amígdalas, en el primer caso bastaría con mejorar la dieta y en el segundo habría que valorar la cirugía.

REFERENCIA

Associations between frontal lobe structure, parent-reported obstructive sleep disordered breathing and childhood behavior in the ABCD dataset

Te puede interesar:

Por qué nos cuesta dormir cuando hay luna llena