Nueva York es la ciudad que más marihuana consume en el mundo, y acaba de legalizar su uso recreativo. 

Rafa Mingorance, autor del canal de YouTube Diario Vivo Nueva York, lo explica en este vídeo:

Texto de Rafa Mingorance:

De entrada, es importante hablar de los beneficios que traerá consigo la nueva ley. Destacan dos. El primero permitirá a los adultos mayores de 21 años poseer hasta 85 gramos de marihuana para disfrutarla en su tiempo libre.

El segundo beneficio hace posible eliminar los antecedentes penales de las personas que han ido a la cárcel por culpa de la posesión de cannabis.

En la página web del Ayuntamiento de Nueva York figura un informe donde asegura que el 24% de los residentes blancos consumen cannabis y esta cifra la compara con el 14% de los consumidores afroamericanos y el 12% de los latinos.

Sin embargo, en 2018, el New York Times hizo una investigación y demostró que cuando la policía hacía detenciones, el porcentaje de latinos era cinco veces más alto que el de los blancos. En el caso de los afroamericanos, llegó a ser hasta quince veces superior al de los blancos.

La posesión de marihuana ha sido un instrumento que ha servido para criminalizar a comunidades muy concretas que viven en la ciudad de Nueva York. La nueva ley quiere corregir ese estigma social.

¿Cómo quiere hacerlo? Mediante el cobro de dos impuestos, uno de tipo estatal y otro local, por la venta al por menor de marihuana. De todo el dinero que se recaude, un 40% se invertirá en comunidades perjudicadas por la guerra contra las drogas; otro 40% se destinará a la educación pública y el 20% restante se dedicará a programas de prevención antidrogas.

Ahora vamos a otro aspecto del debate. ¿El consumo de marihuana provoca adicciones más graves?

Eso es lo que hasta hace poco decía el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, y es lo que siguen afirmando políticos de todo el mundo.

Según señala el Instituto Nacional de Abuso de Drogas de los Estados Unidos, “el uso de la marihuana es posible que induzca al uso de otras sustancias tanto lícitas como ilícitas”. Pero dicho estudio, realizado con animales, puntualiza que no solo el cannabis provoca ese efecto. También lo hacen el alcohol y la nicotina. Además, deja claro que la mayoría de las personas que consumen marihuana no utilizan otras sustancias más fuertes.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades también de Estados Unidos asegura que “se necesita más investigación que ayude a entender si la marihuana es una ‘droga de iniciación’ que lleva al consumo de cocaína y heroína”.

No solo Nueva York ha aprobado una ley que legaliza la marihuana lúdica.

Entre 2014 y 2016, Alaska, Colorado, Oregón y Washington aprobaron el uso del cannabis. En los últimos cinco años, el consumo de drogas ha disminuido o se ha mantenido estable entre los adolescentes; sin embargo, sí se ha producido un incremento de su uso en los adultos que superan los 26 años de edad.

En los cuatro estados mencionados, el consumo de cocaína está hoy por encima del promedio nacional, pero ya lo estaba en 2012 cuando comprar marihuana era ilegal. Esto lo que refleja es que se requieren más años de experiencia para extraer conclusiones claras.

¿Cómo afecta la nueva ley a los pacientes que reciben cannabis medicinal? Las personas que sufran Alzheimer y distrofia muscular podrán hacer uso de ella a partir de 2022, momento en que la ley se pondrá en marcha. El consumo de marihuana medicinal aumentará desde los 30 días actuales hasta los 60.

Recordemos que el pasado mes de diciembre, la ONU eliminó el cannabis de su lista negra de drogas perjudiciales para la salud. Este organismo reconoce que tanto la planta como la resina contienen ciertas propiedades terapéuticas que ya están en fase de estudio médico.

¿En qué lugares estará permitida la marihuana?

Allí donde sea legal fumar tabaco. Por tanto, queda prohibido hacerlo en las escuelas, los centros de trabajo y dentro del coche. Si no se puede conducir bajo los efectos del alcohol, tampoco podrá hacerse bajo los efectos del cannabis.

¿Y se podrá cultivar marihuana en casa? Sí, tanto para fines recreativos como medicinales. Aquel que quiera, podrá cultivar hasta seis plantas en el interior de casa y otras seis en el exterior si se tiene terraza o jardín.

¿Qué va a ocurrir con el mercado de la marihuana? Lo que se pretende es legalizar parte del consumo clandestino mediante productos de calidad regulada y precio asequible.

En Nueva York, el cannabis mueve 3.900 millones de euros al año y se espera que la cifra crezca hasta los 4.900 en 2027. En un momento como el actual, donde las arcas públicas necesitan dinero para hacer frente al desastre económico que ha provocado el coronavirus, la marihuana supone una inyección económica importante.

Además, numerosas empresas se están dando cuenta del potencial que tiene el cannabis. En Canadá, por ejemplo, donde es legal fumar marihuana, las ventas han crecido un 108% en 2020.

La agencia de calificación Standard & Poor’s afirma que el crecimiento de la marihuana legal superará, en los próximos años, al consumo de alimentos envasados, bebidas gaseosas, tabaco y alcohol.

El grupo Altria, que posee marcas tan conocidas como Marlboro, ha comprado el 45% del Grupo Cronos, un fabricante canadiense de marihuana.

A medida que cae la popularidad del tabaco, se espera una apuesta mayor por los productos derivados de la marihuana. Lo que todavía no tienen claro las compañías es cómo tratar el tema de la reputación. El cannabis tiene un estigma social negativo y muchas empresas temen que ese factor destruya su valor de marca.

Te puede interesar:

Cómo se trasladó la Estatua de la Libertad de París a Nueva York