Por primera vez se ha analizado la relación entre las capacidades mentales y la ideología extremista, combinando más de 50 pruebas psicológicas

¿Hay relación entre la inteligencia y la ideología política? Una de las teorías más comunes de la psicología política sostiene que ciertas ideologías coinciden con las predisposiciones psicológicas y capacidades cognitivas de algunas personas. Esto significa que según sea tu personalidad y tus habilidades es más probable que seas más afín a una ideología que a otra.

Sin embargo, en la práctica, estas teorías no se había sometido a pruebas exhaustivas basadas en datos. Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge ha analizado por primera vez los posibles vínculos existentes entre los rasgos psicológicos y las orientaciones ideológicas. El estudio se ha publicado en la revista Philosophical Transactions of the Royal Society B.

Para su investigación, los científicos han sometido a más de 330 estadounidenses de entre 22 y 63 años a un total de 37 pruebas neuropsicológicas y 22 encuestas de personalidad. De este modo, han comprobado que las personas que adoptan actitudes extremistas suelen tener una mayor dificultad para realizar tareas mentales complejas.

¿Tu ideología afecta a tu capacidad mental?

Las diferentes pruebas realizadas incluyeron un total de 16 orientaciones ideológicas. Estas pruebas requieren dar respuestas sobre cuestiones como el nacionalismo, el patriotismo, el conservadurismo social y económico, el dogmatismo o el compromiso con la religión. También plantearon preguntas sobre la personalidad. Por ejemplo, si el individuo se cuestionaba sus propios puntos de vista, el respeto que tenía hacia los demás, o la confianza en sí mismo.

Para acotar el total de orientaciones ideológicas, los investigadores estudiaron tres factores en concreto:

  • El conservadurismo político
  • La religiosidad
  • El dogmatismo
study

Gráficos con estimaciones de las variables cognitivas (a la izquierda) y variables de personalidad (a la derecha), para cada factor. Fuente: The Royal Society

Dentro del conservadurismo político se incluyeron las tendencias hacia el conservadurismo social, el nacionalismo, el autoritarismo, el patriotismo o la dominación social y la justificación del sistema.

Los conservadores valoran las historias personales más que los progresistas al evaluar pruebas científicas

Para evaluar el factor de dogmatismo, los investigadores lo definieron como una dimensión contraria a la humildad intelectual. Además, se incluyeron variables de personalidad como el ego o la falta de respeto hacia los demás.

Por último, para la variable de religiosidad se midieron la asistencia oficios religiosos y la importancia otorgada a la religión y a la oración.

La ideología influye en la toma de decisiones

Los investigadores de Cambridge han hallado relaciones entre los procesos mentales de las personas y sus actitudes políticas, sociales y dogmáticas. Sugieren que estas posturas ideológicas guían el comportamiento y la toma de decisiones.

Los individuos que tienen al conservadurismo político tardaron más en procesar la información y aportar respuestas a las preguntas de los investigadores. También mostraron una menor tendencia a asumir riesgos sociales, como por ejemplo discrepar de la autoridad, empezar una nueva carrera en la mediana edad, o hablar en público sobre un tema controvertido.

En el caso de los participantes dogmáticos, también fueron más lentos en la toma de decisiones, pero al mismo tiempo se mostraron más impulsivos y más dispuestos a asumir riesgos, incluso cuando eran éticamente cuestionables.

Por otro lado, en el factor de religiosidad, también se observó más lentitud en las pruebas que exigían respuestas rápidas, un peor procesamiento de la información y menor aceptación de riesgos sociales. Al contrario que actitudes anteriores, la religiosidad se asoció con una mayor conciencia del riesgo. Los investigadores sugieren que esto se debe a las explicaciones y normas que ofrecen las religiones.

Las actitudes extremistas se relacionaron con una peor memoria de trabajo

Según el estudio de Cambridge, las actitudes extremistas a favor del grupo, incluida la tolerancia de la violencia contra otros grupos, se vincularon con una memoria de trabajo menos eficiente, estrategias perceptivas más lentas y una tendencia a la impulsividad y a la búsqueda de sensaciones fuertes. Estas actitudes coinciden con los perfiles psicológicos del conservadurismo y el dogmatismo.

Conocer las relaciones entre la ideología y la cognición puede proporcionar claves para diseñar programas educativos destinados a fomentar la humildad y la comprensión social, según señalan en el estudio. También podrían servir en la investigación de las raíces psicológicas de actitudes como la xenofobia o el extremismo ideológico.

REFERENCIAS

The cognitive and perceptual correlates of ideological attitudes: a data-driven approach 

Foto: Picture by Pippa Fowles / No 10 Downing Street