Un equipo de científicos ha datado la pintura rupestre más antigua hecha en Australia, como no podría ser de otro modo, se trata de un canguro. Mide dos metros.   

La figura es el contorno de un canguro, relleno de líneas, pintado bajo un techo rocoso que sirvió de refugio hace 17.000 años a un artista, en una cueva australiana. Un equipo de científicos lo ha datado como la pintura rupestre más antigua hecha en la isla. El estudio se ha publicado en Nature Human Behaviour

Foto de Damien Finch. Ilustración de Pauline Heaney.

Los artistas aborígenes de esa época en Australia solían representar canguros, peces, pájaros, reptiles, equidnas y plantas (sobre todo ñames).

La cueva esta situada en la región de Kimberley, al noreste de Australia, en Balanggarra Country. Es un área que pertenece al clan Unghango, una reserva indígena protegida. Los aborígenes colaboran con los científicos en la localización de pinturas rupestres.

El investigador principal del estudio, Damien Finch recogiendo muestras de barro de los nidos de avispa. Foto: Sven Ouzman/ Balanggarra Aboriginal Corporation.

El animal que acaban de datar es un canguro enorme, casi de tamaño natural, de dos metros de largo, y abarca el techo inclinado de un refugio rocoso sobre el río Drysdale.

En el artículo publicada en Nature Human Behaviour, han datado la obra de arte con una antigüedad de entre 17.500 y 17.100 años, lo que la convierte en la pintura rupestre in situ más antigua conocida de Australia.

Para la datación por radiocarbono han utilizado 27 nidos de avispas hechos de barro que subyacen y recubren 16 pinturas diferentes de 8 refugios rocosos. Así han descubierto  que las pinturas se produjeron hace entre 17.000 y 13.000 años.

El trabajo forma parte de la mayor iniciativa de datación de arte rupestre de Australia. El proyecto Rock art Australia, se lleva a cabo en Kimberley, una de las principales regiones de arte rupestre del mundo.

Estilos en el arte rupestre australiano

El estilo más antiguo encontrado en la isla, suele presentar el contorno de animales de tamaño natural rellenados con guiones irregulares.  Y el ocre utilizado es un óxido de hierro de color rojo-morado que no se conserva bien, así que no es posible utilizarlo para datar la pintura. La técnica de datación utilizando los nidos de avispa ha resultado ser muy útil.

El equipo de investigadores ha datado  los nidos de insectos fosilizados y las acumulaciones minerales en las superficies de las rocas que resultan estar por encima o por debajo del pigmento del arte rupestre.

Sobre la pintura del canguro había nidos de avispa.  Estaba en el techo de un refugio rocoso bien protegido del río Drysdale. Los científicos dataron tres nidos de avispas subyacentes a la pintura y tres nidos construidos encima de ella. Con estas edades, determinamos con seguridad que la pintura tiene entre 17.500 y 17.100 años; lo más probable es que se acerque a los 17.300 años.

Los tres niveles del nivel del mar

Este mapa de la región de Kimberley, en Australia Occidental, muestra el litoral en tres momentos distintos: hoy, hace 12.000 años (el periodo Gwion) y hace 17.300 años (el primer final del periodo naturalista conocido). También señala las cuevas donde se ha encontrado arte rupestre.

Estos artistas de hace 600 generaciones vivieron el final de la última glaciación, cuando el entorno era más frío y seco que ahora. El nivel del mar estaba 106 metros por debajo del actual y la costa de Kimberley estaba a unos 300 kilómetros, más de la mitad de la distancia que hay hasta Timor.

En el periodo Gwion, hace unos 12.000 años, el nivel del mar había subido hasta 55 m por debajo del actual. Esto habría provocado, sin duda, un ajuste a largo plazo de los territorios y las relaciones sociales.

Representación de una figura humana. El nido de avispas de la parte superior izquierda ha permitido datar la pintura, que tiene más de 9.000 años. / Pauline Heaney y Damien Finch

En esta época, los pintores aborígenes representaban figuras humanas muy decoradas, que se asemejan mucho a las fotografías de principios del siglo XX de los trajes ceremoniales aborígenes. Aunque se seguían pintando plantas y animales, las figuras humanas eran claramente el tema más popular.

Si te interesa saber más, aquí contamos cómo se dató la que posiblemente fue la pintura de un animal más antigua conocida, en este caso, un jabalí en una cueva de Indonesia.