Locos del aire. 9 imágenes históricas que te pueden provocar vértigo

Así se jugaban la vida estos acróbatas aéreos

image
DR

A estos arriesgados artistas se les conocía con el nombre de wingwalkers, bailan y se mueven grácilmente sobre o colgados de un avión. En inglés significa literalmente andadores de alas.

Para encontrar el origen de esta disciplina nos tenemos que remontar a principios de siglo pasado, cuando después de la Primera Guerra Mundial nos encontramos con pilotos hábiles y un montón de aeronaves que ya no tienen uso y que se pueden comprar a un precio muy asequible.

Los primeros festivales aéreos reunían a mucha gente que disfrutaban con las acrobacias y reclamaban cada vez números más peligros y complicados. Si un piloto quería triunfar tenía que arriesgar cada vez más.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
La llamaban la diablesa del aire 

La acróbata aérea Lillian Boyer cuelga del ala de un biplano en el aire durante una actuación acrobática. Cobraba la astronómica cifra de 3.000 dólares por jornada en 1945.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Jugando al tenis en un biplano

Gladys Roy, que se divierte haciendo cosas inusuales con aviones, también es un gran aficionado al tenis. Ivan Unger (miembro de los "Flying Black Hats") es su oponente. Frank Tomac es el piloto que mantiene el avión a 3.000 pies. El único problema con este partido es tratar de recuperar una pelota después de que rebotara en el ala del avión y se perdiera unos miles de pies más abajo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Wingwalker en acción

Un piloto y un wingwalker no identificados realizan acrobacias en un biplano “Curtiss Jenny” en el aire sobre Nueva Jersey, 1910 o 1920.

El wingwalking es un tipo de espectáculo aéreo que data de los años ´20 y consiste en un biplano antiguo volando con un acróbata sobre sus alas u otra parte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más difícil todavía

Vista desde abajo de un avión en posición invertida con un equilibrista en una de sus alas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Boda aérea

Tsen Hai Sun y Hay Gy Sun, colgando de sus cabellos debajo de un helicóptero Bell, intercambian anillos de oro en una inusual boda en Hassloch, Pfalz, Alemania Occidental.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
En lo alto

El wing walking es un deporte extremo que surgió durante la década de 1920 como parte de exhibiciones aéreas de acróbatas especialistas

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Paseo a ciegas

La valiente Gladys Roy caminando sobre las alas de un biplano Curtiss JN-4 'Jenny' sobre Los Angeles con los ojos vendados, el 29 de marzo de 1924.

Gladys Roy perteneció a una familia de pilotos, sus tres hermanos volaron en la Western Airlines , y desde muy joven empezó a trabajar en espectáculos aéreos que eran muy lucrativos para los arriesgados acróbatas que andaban por las alas de los aviones, saltaban en paracaídas o bailaban el Charleston en las alturas. Gladys cobraba de 200 a 500 dólares por actuación y uno de los espectáculos que la hizo más famosa fue el juego de tenis con Ivan Unger sobre las alas de una aeronave en vuelo. Otra especialidad de Gladys fue la de saltar en paracaídas desde muy baja altura y, según ella, tenía el record de salto en paracaídas desde una altura de 100 pies.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Acróbata aéreo

El acróbata aéreo Schindler, conocido por sus acrobacias temerarias, practicando uno de sus trucos en lista vertical, desde un avión Klemp pilotado por Richard Perlia. Alrededor de 1927.

Schindler, finalmente encontró su muerte en Berlín cuando intentaba pasar de un avión en vuelo aotro a través de una escalera. Desafortunadamente, ambos aviones se enredaron entre sí y se estrellaron contra el suelo matando a todos sus ocupantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Equilibrios en el aire

El funambulista francés Barnstormer Vassard realiza uno de sus números que desafían la muerte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Fotoimpactos