¡Qué cara es esta casa!

Estos edificios muestran curiosos casos de pareidolia

image

Nuestro cerebro está tan acostumbrado a ver caras que usualmente detectamos los rasgos faciales allí donde no los hay, como en las piedras, las nubes, una mancha en la pared o como en estas fotos en fachadas de las casas. Este fenómeno se conoce muy bien en la Psicología y recibe el nombre de pareidolia. 

Obviamente, todas las personas no tenemos la misma habilidad para distinguir rostros de patrones aparentemente inconexos. 

El astrónomo Carl Sagan proclamó que existe la tendencia humana al considerar que ver caras en tortillas, nubes, bollos de canela, y objetos similares es un rasgo evolutivo.

Carl Sagan escribió: "Tan pronto como los niños pueden ver, reconocen las caras, y ahora sabemos que ésta es una habilidad altamente incrustada en nuestros cerebros".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Asustada

Los ojos azules y la boca abierta en esta fachada de una casa e nla ciudad de Nuremberg, Baviera, Alemania.

Sonrisa fantasmal

Esta casa moderna en Alemania parece sonreir de forma siniestra.

Carita inocente

Mirada infantil en el exterior de un templo en Goa, India

Vigilando el canal

 

Este viejo edificio de la ciudad de Venecia, Italia, parece la cara de un vigilante que bosteza. Dos pájaros posados en las ventanas son la pupila de unos ojos que observan.

De cara al sol

Amplia sonrisa y ojos pequeños en esta fachada de una casa china.

Enfadado

Este grabado en una fachada parece tener cara de pocos amigos.

Somnolencia

A punto de cerrar los ojos-ventanas en esta casa de ladrillo.

Siempre alerta

Esta carita parece gritar para que nadie suba la escalera.

Personaje

La mesa y las salidas de humo de este restaurante en Vancouver, Canada forman esta cara de personaje de comic.

Casco de guerrero

Con la cara de un guerrero metálico del futuro aparecen estas ventanas en un edificio circular en el condado de Lancaster, Pensilvania, Estados UNidos.

Cotilleos

Las caritas de estas puertas parecen estar de conversación.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Fotoimpactos